Hernán Rodríguez Castelo

Escritor, historiador de la literatura y crítico de arte

 


Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


 

BIOGRAFÍA

LIBROS PUBLICADOS

COMUNICADOR

IDIOMA Y ESTILO

TARJETAS AMARILLAS

GALERÍA

 

Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 2 2257452 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico asigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo

 

 

¡Ahora digitales!

El gran libro del desnudo ecuatoriano

 

TONTOBURRO


Quito y Cádiz,    Mejía y las dos constituciones

Charla en el Congreso por el Bicentenario

de la Constitución de Quito, 14 de febrero 2012

 


A propósito del libro Manuela

Manuela en la Casa

Colección Bicentenario

 

De venta en la librería de la CCE y con el autor

 

Video y Galería de fotos

 

Comentarios:


Sobre literatura infantil y juvenil

Análisis de las obras clásicas de la literatura infantil y juvenil

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro manual que da herramientas al maestro y maestra o promotor de lecturas que le permitan llegar al conocimiento y valoración e inteligencia de los textos destinados  a los niños, para generar las destrezas de análisis y crítica de esos textos.

Los cuentos más bellos del mundo

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro en el que se hace el análisis de cinco cuentos para niños que pertenecen al patrimonio de la humanidad: Cenicienta o el zapatito de cristal, de Charles Perrault (1628-1703); Hansel y Gretel, de Jacob y Wilhelm Grimm (1785-1863/1786-1859); Bella y bestia, de Jeanne Marie Leprince de Beaumont (1711-1780); La Sirenita, de Hans Christian Andersen (1805-1875); y, El Príncipe Feliz, de Oscar Wilde (1854-1900).

 

Tareas cumplidas para el crecimiento y promoción de la comunicación social

 

Antes de volver al Ecuador, en los años 1962 a 1965 en que estudió en una universidad española, practicó periodismo, en especial en La Estafeta Literaria de Madrid. Allí comentó obras de autores latinoamericanos contemporáneos, como Cumborto de Ramón Díaz Sánchez (La Estafeta Literaria,  n .290,1964). Colaboró intensamente con los empeños liberalizadores del sector progresista del régimen, que querían liberar a España de la férreas imposiciones de la Iglesia. Dos artículos, uno en que  rechazaba la censura a grandes libros como el Ulises de James Joyce ("Sobre libros prohibidos") y otro en que defendió la lectura para los jóvenes de grandes libros que el rígido moralismo español del tiempo los tenía por nocivos ("Los libros buenos y malos y la edad juvenil", N. 312, febrero 1965), le valieron su expulsión de la universidad, que se le cerrasen las puertas de otras universidades y aun su salida de España. Cofundador de la revista Reseña, tuvo a su cargo la sección latinoamericana y presentó en la prestigiosa publicación los primeros estudios que se hacían en España sobre libros con que América revolucionaba la narrativa en español, como Señor Presidente de Miguel Angel Asturias, Pedro Páramo de Rulfo, Rayuela de Julio Cortázar o Gestos de Severo Sarduy Dedicó también un largo estudio a Huasipungo de Jorge Icaza y otro al gran poeta nicaragüense  Pablo Antonio Cuadra.

A poco de haber vuelto al Ecuador se hizo cargo en el diario El Tiempo de Quito de una página cultural diaria, a la vez que cubría la fuente de educación, escribía un editorial semanal sobre educación y mantenía la columna semanal "Miocroensayo", y la bisemanal "Idioma y estilo". La Página Cultural de El Tiempo, con comentarios sobre libros, exposiciones de arte, actos culturales (e inculturales) y toda suerte de manifestaciones y requerimientos del mundo de la cultura significó un gran impulso a la vida cultural, primero de Quito y muy pronto del país.

Y, cuando la toma de la Casa de la Cultura -cuya historia refirió en el libro Revolución Cultural(Quito, Casa de la Cultura Ecuatoriana,1968)- abrió las puertas de la nueva Casa a comunicadores, con la creación de la Sección de Medios de Comunicación Colectiva, y la calificación para miembros de ella de decenas de periodistas. Fue el representante de los Medios de Comunicación Colectiva en la Junta General de la Institución. Benjamín Carrión le confió el encargo de poner en funcionamiento la Radio de la Casa de la Cultura, salvado los equipos de su destrucción por abandono a la intemperie.

En 1971 recibe, por su trabajo como periodista de asuntos culturales, la Medalla del Año de Beethoven, que le es entregada en Quito el 12 de enero por Rainer Appelrath, agregado de prensa de la Embajada de Alemania.

En 1972 asiste, en representación del Ecuador, al Primer Seminario Sub-regional de información sobre la Unesco en los países bolivarianos.

De su columna "Idioma y Estilo" se decía: ""Una de las columnas más leídas debe ser sin duda la de "Idioma y Estilo" que en este diario mantiene Hernán Rodríguez Castelo": Anselmo Cantillana, "De esto y aquello", El Tiempo, 22 de noviembre de 1973. Esa columna ejerció fecundo magisterio, de modo especial para comunicadores. En este año 1973 la columna llegó a su entrega mil. En 1975, en la sesión solemne nacional por el Centenario de la Academia Ecuatoriana de la Lengua, se entregó un pergamino al diario El Tiempo de Quito por su columna "Idioma y Estilo". El Acuerdo decía, en numeral 2, "Entregar el presente DIOPLOMA DE HONOR al diatrio "El Tiempo", como testimonio del valor que la Academia Ecuatoriana da a su firme voluntad de contribuir a preservar y enriquecer la lengua común de la Hispanidad, manteniendo una columna bisemanal en la página editorial y habiéndola confiado a persona de reconocida probidad intelectual y competencia periodística". 4 de mayo de 1975.

En noviembre de 1974 es designado miembro del Consejo Ejecutivo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana por literatura y medios de conunicación. Pero el 22 de agosto de 1975 renuncia a la calidad de miembro del Consejo Ejecutivo. En su renuncia exponía: "Empeños gubernamentales como la Ley de radiodifusión y televisión -que puede ser poderosísimo instrumento para la popularización de la cultura- se han reducido a nada por la falta de interés auténtico para dotar a esa Ley del respectivo reglamento". Toda la prensa nacional se hizo eco de esa renuncia.

            Delegado por la Academia Ecuatoriana para las celebraciones del I Centenario de la Academia Mexicana de la lengua, en septiembre de 1975, lleva una ponencia -todo un libro impreso- titulada "El español actual, enemigos, retos y políticas", en que atendía a numerosos usos de la lengua en la prensa escrita. La ponencia fue aprobada en su integridad. ·"Aquí tenemos representantes de por lo menos nueve naciones -dijo el académico Zamora Vicente-; podemos pedir que se presente esta ponencia en el próximo Congreso de Academias. Todo lo que dice el señor Rodríguez Castelo es importantísimo", El Tiempo, 18 de septiembre de 1975.

            En 1976 juega papel decisivo en la creación del "Premio Academia Ecuatoriana para trabajos en medios de comunicación social" al comunicador que "se hubiere destacado por su labor en defensa del idioma español, de su unidad, pureza y enriquecimiento a través de los medios de comunicación social", y es uno de los dos jurados -el otro fue el gran intelectual Hugo Moncayo- que fallan el premio en favor del periodista guayaquileño Bolívar Moyano. El Tiempo, 23 de abril de 1976.

            Periódicos de América Latina reproducen artículos suyos. En La Prensa de Lima, 25 de diciembre de 1976, aparece su largo estudio crítico sobre "Yo, el supremo", la gran novela de Roa Bastos.

            Sus tareas de periodismo cultural llegan a la televisión. Se le encarga un programa semanal en el noticiero "24 horas", de Teleamazonas, dirigido por Diego Oquendo. "Mes a mes vamos a destacar un hecho cultural saliente, una muestra pictórica de especiales calidades, un libro notable. Pero antes de entrar  en este detalle cronológico, y para que la vista de estos pocos árboles -algunos buenos- no nos impidan la visión del bosque -que es todo el país y su problemática cultural- resumamos en seis rasgos el horizonte cultural ecuatoriano en 1976", comenzaba su programa televisivo de fin de año, el 30 de diciembre de 1976. Con estos espacios televisivos dedicados a la cultura, H.R.C. probó que la cultura sí interesaba a grandes audiencias. Su programa llegó a tener un rating de 74 por ciento.

            En enero de 1977 el presidente de la Unión Nacional de Periodistas, Lcdo. Alberto Maldonado, le comunica que  el directorio  "resolvió entregarle "un premio especial" por su constante y tesonera labor  cultural, a través de distintos medios de comunicación social; y de manera especial por su singular empeño en defender la riqueza del lenguaje y el buen decir y escribir". La placa con el premio le fue entregada en la sesión solemne del 21 de enero de 1977.

            Comienza sus labores de enseñanza del español. Da cursos en el Centro de Formación Empresarial, como "Redacción correcta y eficaz para secretarias". Pronto la Unión Nacional de Periodistas le encarga dar cursos de redacción a periodistas en varias provincias del país. Diario Manabita informaba el 5 de julio de 1978, bajo el título "Seminario de Periodismo y Literatura se iniciaron": "A las 11 de la mañana de ayer se inició el Seminario de Periodismo, organizado por el Colegio de Periodistas de Manabí, y que estará a cargo del prestigioso escritor y periodista ecuatoriano Lcdo. Hernán Rodríguez Castelo". "Se destacó la importancia que para el periodista tiene el dominio de las técnicas de Redacción; el conocimiento del lenguaje y la suficiente información sobre la más recientes cuestiones de la lingüística".

            Del enorme interés con que los comunicadores de provincias acogieron estos cursos, así como de sus resultados prácticos, son buena muestra dos hechos acaecidos en el de Loja. El primero: el seminario estaba previsto para 25  comunicadores. De hecho fue necesario hacerlo en un teatro de la ciudad, con más del centenar; el segundo: de un día para otro, el instructor pidió que en uno de los dos diarios lojanos los corrigieran la puntuación. Y al revisar los trabajos se halló que había dos versiones del diario; la una con puntuación correcta. ¿Cómo explicar cosa tan rara? Pues ¿que los periodistas de ese diario salieron del curso a corregir la puntuación en una edición que estaba ya imprimiéndose, y así una segunda parte de la edición salió con buena puntuación. Ese Seminario-taller se clausuró el 13 de enero de 1989.

            Y seguiría dando cursos a periodistas. Informaba El Heraldo de Ambato, en febrero de 1989: "Con los mejores augurios se efectuó ayer la inauguración del curso taller denominado "Redacción y estilo", evento de capacitación que ha sido organizado por la Unión Nacional de Periodistas y que está dirigido a las personas que prestan sus servicios en los diferentes medios de comunicación colectiva".  El Heraldo, 15 de febrero de 1989.

            "Idioma y Estilo" dejó de salir en El Tiempo de Quito, cuando H.R.C. salió de ese diario, pero siguió saliendo, con numeración corrida, en Expreso de Guayaquil. El 22 de mayo de 1983 "La agenda de Tony" escribía: "Saludamos a don Hernán Rodríguez Castelo por sus dos mil columnas sobre  "Idioma y estilo", publicadas en los diarios El Tiempo y Expreso, donde revista -desde hace mucho-como editorialista cultural. Sobresalta el ánimo -aunque no lo melle- un silencio ostentoso de la prensa en sus páginas culturales y el ninguneo que se hace al esfuerzo ímprobo de este sabio de la literatura y de algunas cosas más".  "Semana", 29 de mayo de 1983.

            En Expreso Rodríguez creó otra de sus prestigiosas columnas: "De libro y gentes"

            H. R. C. se incorporó a la redacción de Meridiano de Guayaquil, que nacía a la vida, e hizo una gran revista para niños, semanal: Caperucito. El editorialista Simón Espinosa escribía en septiembre de 1983: "Vaya un cordial aplauso al Suplemento infantil de Meridiano, excelente material y hermosa presentación. No dudamos que este esfuerzo de Hernán Rodríguez Castelo, benemérito, por muchos conceptos, de la cultura nacional será bien aprovechado en escuelas y colegios". "Suplemento cultural", El Comercio, 25 de septiembre de 1983.

            En 1983 y 1984 colabora con Juanita Vallejo en el programa de difusión de la práctica correcta del idioma por televisión "La palabra correcta", que merece felicitación de la Real Academia Española. (Felicitación suscrita por el secretario de la Real Academia, 3 de mayo de 1984).

            Comienza a colaborar con Chasqui, el órgano de Ciespal. En el número 23, octubre-diciembre 1987, publica el largo estudio "Retórica en periodismo"(páginas 12-19). En sucesivos artículos abordaría la mayor parte de los temas relacionados con la escritura periodística.

            La colaboración con CIESPAL para la capacitación de periodistas, nacionales y extranjeros, se extendería, cuando fue designado "profesor invitado". Y esos seminarios y enseñanzas se plasmarían en una gran obra, que conocería difusión continental, y aun más allá del ámbito del español:  el tratado Redacción periodística. De él decía CIESPAL: "Hacía falta en América Latina un libro completo y serio sobre  todas estas materias, que ayudase no solo en la  cátedra universitaria de redacción periodística sino a los periodistas en ejercicio, deseosos de llenar vacíos y mejorar su lenguaje y estilo periodísticos". "Este es el libro que, por encargo de CIESPAL , ha elaborado Hernán Rodríguez Castelo, académico de la lengua y lingüista de enorme experiencia en la docencia de la redacción periodística, lo mismo en CIESPAL que en universidades y cursos organizados por la Unión Nacional de Periodistas, varios colegios de periodistas e importantes medios de comunicación". Y terminaba: "REDACCIÓN PERIODÍSTICA está llamado a convertirse en libro de cabecera de los comunicadores de América Latina". El libro fue presentado en varias ciudades del país, y fue muy elogiado por los medios locales. En editorial, Austral de Cuenca decía: "Hernán Rodríguez, en su libro "Redacción periodística" editado por  CIESPAL, nos va desvelando los "Misterios" del lenguaje, desentrañando la misión del periodista y enseñándole como serlo a plenitud, desglosando todos los elementales conceptos de gramática y redacción, hasta las posibilidades del estilo periodístico ideal". Austral, 2 de junio de 1989.

            En 1989 da en la Universidad de Cuenca un "Curso de Redacción Científica", 13-17 de noviembre.

            Y en el II Simposio Internacional de Comunicación Social, Guayaquil, 6-8 de diciembre de 1989,  dicta la conferencia "El periodista como escritor".

            Asiste, como representante del Ecuador, al "Segundo encuentro de Periodismo Cultural del Convenio Andrés Bello", en San Cristóbal, Venezuela, del 12 al 16 de agosto de 1990. La Nación de esa ciudad informaba, al pie de la foto del ecuatoriano: "Imaginación periodística" contra los raiting propuso el escritor ecuatoriano. Y en la nota se leían cosas como esta: "Y al hablar de la situación en  latinoamérica Rodríguez cree        que las masas se han apartado de la cultura, y en estos momentos el periodista cultural si no tiene conciencia de este distanciamiento, se convierte en un elitista". Expreso de Guayaquil publicó íntegra esa importante comunicación, titulada "Cultura en los medios de comunicación: reto, posibilidad, necesidad y urgencia".  "Semana", 16 de septiembre de 1990.

            Y en el I Simposio-Taller Internacional "Literatura infantil y medios de comunicación" (Santafé de Bogotá, 23 y 24 de abril de 1993) conduce talleres y presenta la ponencia "Literatura infantil, violencia y medios de comunicación. Problemática de América Latina".

            Este mismo año 1993 resume toda la experiencia de sus cursos de redacción, dados por más de veinte años, en un libro que se convertiría en fiel acompañante de muchos comunicadores: Cómo escribir bien. (Volumen 2 de la Biblioteca General de Cultura, publicada por la Corporación Editora Nacional. Hoy comentaba: "Un trabajo minucioso que no descuida ni olvida ningún detalle; cualquier duda respecto al tema es fácil de encontrar y está debidamente explicada. Cada capítulo tiene su parte correspondiente a  la teoría y el concepto, al análisis de los problemas más comunes que se presentan, ejemplos y ejercicios de autoevaluación. Utiliza varios cuadros y diagramas que facilitan la comprensión". "El librero loco", Hoy, 26 de abril de 1994. El libro ha tenido ya varias ediciones y sigue reeditándose. En  muchas aulas de comunicación es poco menos que texto. Y Rodríguez Castelo ha dado cursos en más de una universidad -como la Central- siguiendo el libro.

            Y seguía dando cursos a periodistas. La Escuela de Posgrado en Administración de Empresas de la Politécnica del Litoral (ESPAE) programa el curso "Redacción periodística para periodistas",  Guayaquil,15-20 de abril de 1996.

            Como homenaje del Colegio de Periodistas de Pichincha en el bicentenario de "Primicias de la Cultura de Quito", el primer periódico nacional, hace el libro Primicias de la cultura de Quito, edición facsimilar, texto moderno y el largo y denso ensayo introductorio "El Espejo de las Primicias de la Cultura de Quito". El libro se presenta el 5 de enero de 1994.

            En 1996 el Banco Central recoge las entrevistas hechas a grandes ecuatorianos por H. R. C. en El Tiempo de Quito (entre 1969 y 1971), en el volumen Nuestros latinoamericanos vistos por sí mismos. El libro se presenta el l7 de julio. "Esta obra constituye un inapreciable testimonio de esa gente especial a la que en cualquier parte busca el entrevistador", escribe Rodrigo Villacís Molina en Hoy, 28 de julio de 1996.

            En el 2009 el presidente de la Unión Nacional de Periodistas -UNP-, Lic. José Camino Carrera, se dirige para anunciarle un reconocimiento especial como "homenaje a su fecunda trayectoria profesional". En esa comunicación le expresa: "Este homenaje de justo reconocimiento a su persona lo hacemos porque consideramos que es un ejemplo de honestidad y transparencia para las actuales y futuras generaciones que miramos en maestros como usted a un destacado, talentoso e infatigable luchador, que a través de su enseñanza a formado a profesionales de alto nivel".

            El galardón anunciado le fue entregado en la sesión solemne conmemorativa de los 69 años de vida institucional, en el teatro "Gonzalo Bonilla Cortés".

            Retirado un tanto de la actividad cultural diaria, para terminar volúmenes de su monumental Historia general y crítica de la literatura ecuatoriana, ejerce la práctica periodística, para él esencial, en su página web:www.hernanrodriguezcastelo.com, al tiempo que sigue orientando a jóvenes comunicadores que acuden a su biblioteca a entrevistarlo y a pedirle guía y aliento.

            Por un pedido de una maestría en comunicación creada por la Universidad Central, volverá este año 2012 a la cátedra en materia para él tan entrañable como la comunicación social.


Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 9 3348231 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigrid.quito@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo