Hernán Rodríguez Castelo

Escritor, historiador de la literatura y crítico de arte

 


Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


 

BIOGRAFÍA

LIBROS PUBLICADOS

COMUNICADOR

IDIOMA Y ESTILO

TARJETAS AMARILLAS

GALERÍA

 

Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 2 2257452 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico asigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo

 

 

¡Ahora digitales!

El gran libro del desnudo ecuatoriano

 

TONTOBURRO


Quito y Cádiz,    Mejía y las dos constituciones

Charla en el Congreso por el Bicentenario

de la Constitución de Quito, 14 de febrero 2012

 


A propósito del libro Manuela

Manuela en la Casa

Colección Bicentenario

 

De venta en la librería de la CCE y con el autor

 

Video y Galería de fotos

 

Comentarios:


Sobre literatura infantil y juvenil

Análisis de las obras clásicas de la literatura infantil y juvenil

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro manual que da herramientas al maestro y maestra o promotor de lecturas que le permitan llegar al conocimiento y valoración e inteligencia de los textos destinados  a los niños, para generar las destrezas de análisis y crítica de esos textos.

Los cuentos más bellos del mundo

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro en el que se hace el análisis de cinco cuentos para niños que pertenecen al patrimonio de la humanidad: Cenicienta o el zapatito de cristal, de Charles Perrault (1628-1703); Hansel y Gretel, de Jacob y Wilhelm Grimm (1785-1863/1786-1859); Bella y bestia, de Jeanne Marie Leprince de Beaumont (1711-1780); La Sirenita, de Hans Christian Andersen (1805-1875); y, El Príncipe Feliz, de Oscar Wilde (1854-1900).

 

Breves recados de los martes sobre libros recibidos

1:         De ardiente inspiración. Obras de Dolores Veintimilla.

            Edición crítica a cargo de María Helena Barrera-Agarwal

            La historiadora María Helena Barrera-Agarwal, que nos diera, hace unos pocos meses, un magnífico libro sobre Dolores Veintimilla  publica ahora otro que viene a ser como complemento de aquel.

            Trátase de una edición crítica de los poemas, los pocos poemas, y unas páginas en prosa, también pocas, de Dolores Veintimilla con que  historiadores de la literatura ecuatoriana y críticos contamos para estudiar  a quien inauguró nuestro romanticismo con esa página brillante.

            Los poemas en los que se ensaya una versión crítica son los que se tienen por suyos en el corpus que todos hemos aceptado como definitivo desde la publicación del académico e historiador Celiano Monge en 1908: Producciones literarias. Selección de poemas de Dolores  Veintimilla.(Barrera, acuciosa bibliófila, nos dio noticia, en su primer libro, de una publicación anterior de esta obra, pero ningún estudioso de la literatura ecuatoriana lo ha conocido).

             Esa lista es la que di yo en "Clásicos Ariel", en el tomo 9: Poetas románticos.

            Y es con la que José Ignacio Burbano trabajó en la Biblioteca Ecuatoriana Mínima, volumen Poetas románticos y neoclásicos.

            Llama la atención que de ese corpus generalmente aceptado, la autora haya excluido el poema "Anhelo", que comienza "Oh!  dónde está ese mundo que soñé". Para mí, por algo que, aunque brevísimamente, diré después, es fundamental para  el conocimiento de la lírica de Dolores.

            Otro cambio que la autora hace en esa lista de poemas es el de los títulos. Como lo había adelantado en su libro anterior, Dolores, salvo raras excepciones, no puso títulos a sus poemas. Diversos editores lo hicieron. Barrera acude para darles identidad al primer verso, que inscribe entre paréntesis.

            Entonces el poema que en ese corpus figuraba como "Quejas" se presenta ahora como: "Y amarlo pude!", "Aspiración" es ahora "Yo no quiero ventura ni gloria", "Desencanto" figura como "Por qué, mi mente con tenaz porfía" y el "A la misma amiga" es "Ninfa del Guayas".

            Barrera pone al final dos poemas: "A mi madre" y "Mis visiones". Pero en el comentario que sigue a cada poema  señala rasgos estilísticos que desautorizan su autenticidad.Yo los tuve siempre por apócrifos, y en mi libro no los he tomado en cuenta para nada.

            Y esto me trae a mi libro. Había terminado yo mi Dolores Veintimilla -cerca de 200 páginas-, y desde cuando María Helena me anunció que el editor me enviaría su edición crítica de los poemas de Dolores, esperé con impaciencia el libro, resuelto a señalar variantes en los textos con los que trabajaba en mi meticuloso análisis estilístico de los poemas, caso de que la autora las hubiese establecido. No lo ha hecho. Era ello imposible porque de casi todos los poemas tenemos una versión única.(Excepción es "La noche y mi dolor" poema del que se han conservado dos versiones, una incompleta y otra completa.Y, además, hay variantes que introdujo Monge, como señalo en cada caso).

            Recibo el libro -gracias por la gestión hecha ante el editor, María Helena- y no hallo, como cabía esperar, variantes en los poemas. Y, en cuanto a la datación, que la autora, rigurosa como es   , resuelve casi siempre con un: "Datación.Imposible de determinar", mi análisis literario de los poemas me ha llevado a abordarlos en otro orden del usual. (Y en cuanto a "Aspiración" o "Yo no quiero ventura ni gloria", casi no lo he tratado por parecerme -por razones de crítica interna- muy temprano, antes de que Dolores fuera la gran poetisa que fue).

            En cuanto a "Anhelo", trato en mi libro "Anhelo", "Desencanto" y "Sufrimiento" como un primer bloque de los poemas grandes de la poetisa, bajo el título de "El paraíso perdido", porque en los tres hay la evocación de la infancia feliz, de la que no queda nada en el doloroso presente. Son tres pasos de un mismo drama interior.

            En fin, sea la aparición de este libro muy serio una nueva invitación a volver a la figura entrañable de Dolores en su cultura, su libertad, su humanismo, su honda y bella lírica y su sacrificio final.

 

2: Xacinto de Evia: ramillete de varias flores poéticas. Estudio de Rodrigo Pesántez Rodas. Edición de José J. Labrador Herraiz y Ralph A. DiFranco. México, Frente de Afirmación Hispanista, A. C., 2009

            Este, del que con retraso, por haberlo recibido con retraso, damos esta breve noticia, es un tomo en que compiten lo voluminoso con lo bello y lo importante.

            Son 48 páginas de estudio introductorio de Rodrigo Pesántez Rodas  y Nota editorial de los editores, los filólogos José J. Labrador Herraiz, español, y Ralph A. DiFranco, estadounidense; siguen las 407 páginas del Ramillete, en versión facsimilar; a continuación 458 páginas con la transcripción del texto colonial, para cerrar el volumen con 50 páginas de notas , bibliografía e índices.

            A quienes  hemos frecuentado los pasadizos y remansos de nuestro vivir colonial, tan a primera vista sombríos y,  a una mirada más cordial, iluminados y fascinantes, siempre nos interesó vivamente el primer libro impreso de lírica quiteña: ese RAMILLETE DE VARIAS FLORES POETICAS RECOGIDAS Y CULTIVADAS EN LOS  primero Abriles  de sus años. POR EL MAESTRO XACINTO DE EVIA, natural de la ciudad de Guayaquil, en el Perú.  Publicada con licencia en Madrid, en la  imprenta de Nicolás de Xamares; mercader de Libros, año de 1676. Tenerlo ahora, nada menos que en magnífica versión facsimilar, resulta una fiesta para cualquier biblioteca especializada en literatura ecuatoriana, como es la mía.

            Yo he manejado esa primera edición del Ramillete. Recuerdo que cuando se cumplió el tercer centenario de su publicación di una conferencia en el Banco Central sobre el fundamental libro y su benemérito autor teniendo ante mí, en digno atril, esa primera edición.

            Y, por supuesto, en mi Historia General y Crítica de la literatura Ecuatoriana, en su  parte III, correspondiente al siglo XVII, dediqué al poeta mayor del Ramillete, que no es Evia, sino su maestro, el jesuita Bastidas, el capítulo XVII: "Antonio de Bastidas, poeta y maestro de poetas" (páginas 515-531), y a Evia el capítulo, el XVIII: "El maestro Xacinto de Evia: el reclamo de lo simple y la poesía del humor", (páginas 535-544). (Porque Evia, a más de sus briosos juegos barrocos, es el primer poeta  de humor de nuestra literatura, lo cual no es ser poca cosa)

            ¡Cómo complace a quienes hemos disfrutado del Ramillete dándole la importancia que tiene en el concierto latinoamericano, leer lo que piensan de la obra los dos distinguidos y acuciosos editores!:

El Ramillete de varias flores poéticas es obra fundamental para conocer la expansión de la lírica áurea peninsular en las ya no tan nuevas fronteras americanas. Representa la antología de Evia el receptáculo donde se concentraron las formas y fórmulas barrocas que desde finales del XVI se fueron complicando en el transcurso del XVII, y llegaron a América donde adquirieron dimensiones mucho más exageradas aún...

              Es el Ramillete también piedra fundamental para el mejor entendimiento de la poesía que se escribe en Hispanoamérica a partir de su fecha de publicación; su influencia es grande en aquellos poetas que habiendo leído el poemario radican sus creaciones en el libro de Evia (Pg. 39)

                        Y a la relación de los poemas recogidos en el Ramillete con poesía del tiempo dedican los editores largas páginas en que vinculan los poemas del libro quiteño con poemas españoles, desde Lope de Vega, de que suenan con algo de ecos o vagas reminiscencias.

            Abre el magnífico libro el estudio preliminar de Pesántez Rodas titulado "Los ramilletes hispanos en los umbrales de nuestra poesía". Con rica erudición se sitúa el Ramillete en el contexto de la publicación de antologías líricas en ese tiempo en que cosa tan ardua y con aire de verdadera aventura era publicar libros.

            Para entrar ya en el libro mismo de Evia se apoya en  el P. Aurelio Espinosa Pólit, a quien reconoce como "el mayor  investigador de los vericuetos de estos manuscritos aurorales de nuestra lírica". Y dedica páginas al análisis textual de algunos de los poemas del  Ramillete, comenzando por los de Bastidas y siguiendo con los de Evia.

            Ha tenido mucho que ver Pesántez con esta publicación del Frente de Afirmación Hispanista, de México. En esta magnífica publicación culminan largos años de pasión por el Ramillete, a la que  ya se debió su publicación facsímilar con estudio preliminar suyo, en Guayaquil, en 1999.

 

 


Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 9 3348231 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigrid.quito@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo