Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


 

 

Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 2 2257452 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo

 

 

 

 

Ambato, 26/11/09. Casa de la Cultura

Rodrigo Villacís Molina

Presentación del libro Pedro Fermín Cevallos,

de Hernán Rodríguez Castelo

Si hay un autor prolífico en el Ecuador, ese es Hernán Rodríguez Castelo. Pero no es solamente la cantidad la que hay que admirar en su producción literaria, sino la calidad de cada una de sus sobras. Los títulos que salen con asombrosa frecuencia de su escritorio constituyen sin excepción, valiosísimos aportes a la bibliografía nacional. Y además, se inscriben en diferentes géneros: el ensayo, la didáctica, la lingüística, el relato, el periodismo, la crítica, la biografía… Yo mismo registraba hace un par de semanas, en mi columna del diario HOY, tres de sus libros, que acaban de salir de la imprenta: Olmedo, el hombre y el escritor, Lírica de la revolución quiteña de 1809-1812, y Pedro Fermín Cevallos, Breve catálogo de errores en orden a la lengua i al lenguaje castellanos. Una producción así no se explica sino como el resultado de una dedicación absoluta al oficio de escribir, a partir de un enorme talento y de una asombrosa erudición, que le han abierto las puertas de la Academia de la Lengua y de la Academia de Historia.

 

Ahora mismo este núcleo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana nos ha convocado para la presentación del libro de Rodríguez Castelo sobre nuestro Pedro Fermín Cevallos. Porque, de hecho, no se trata de su “Breve catálogo de errores…” con prólogo de Hernán, sino de un prólogo de Hernán con un texto de Cevallos. Porque el texto tiene 170 páginas y el prólogo, 213.

 

Entonces, ese prólogo no se concreta sino en parte a las elucidaciones lingüísticas del ambateño ilustre, como autor, que fue, del primer registro del habla ecuatoriana de su tiempo; porque lo demás constituye un estupendo estudio de la vida y la obra de Cevallos, del escritor y del historiador, del fundador y primer Director de la Academia Ecuatoriana de la Lengua: “Después de largos años de juventud libre, alegre y divertida -escribe Rodríguez Castelo- , fue la política de una hora revolucionaria la que requirió los primeros escritos y empresas periodísticas de Cevallos, desde 1851 hasta enero de 1853. Desencantado de la política, ensaya otras maneras de escritura. Insiste en sus celebrados artículos de costumbres, tienta la biografía, los estudios lingüísticos, organiza esquemas de historia patria, y pasa luego a la gran obra histórica en cinco tomos -que en la segunda edición serán seis- y cierra la serie de producciones con un Tratado de Derecho. Cumple una de las más serias obras de nuestro siglo XX”.

 

            A partir de este supuesto, Rodríguez Castelo  nos va mostrando las diferentes facetas de Cevallos, ya maduro, cuando ha dejado atrás las veleidades juveniles y “sin mayores antecedentes políticos llega al Congreso de 1847 como diputado por Pichincha”, hasta que “el fervor político enciende sus comienzos de escritor”, en los tiempos del también ambateño, general Urbina, a quien acompaña en el gobierno, como Ministro de Estado.  Después pasa como Secretario a la Asamblea Constituyente reunida en Guayaquil y hace periodismo de alta calidad. De ahí no hay sino un paso al ejercicio de la literatura que. como dice Hernán, fue su auténtica conversión, porque a los 40 años se dedicó al estudio, a la reflexión y a escribir, hasta convertirse en el “historiador mayor de su tiempo”. Y esto es tanto más importante, cuanto que su trayectoria vital estuvo muy cerca de los dramáticos acontecimientos del 10 de agosto de 1809 y del 2 de agosto de 1810, pues nació en julio de 1812, de modo que alcanzó a escuchar los testimonios de esos acontecimientos de boca de algunos testigos presenciales que vivían aún: “Insertamos algunos trazos de los apuntes de nuestros cronistas, testigos presenciales de los sucesos de Agosto -escribe Cevallos-. Acaso sean exagerados,  a la sombra de las vivas impresiones del momento; pero hay tanta conformidad entre sí y tanto ajuste con lo que sostiene la tradición, que no hay como desconfiar de la verdad de cuanto refieren”. Esto, amén de sus investigaciones realizadas con la mayor seriedad. Pero Cevallos no solo registra los hechos que hacen historia, sino que los analiza y  critica, como subraya Hernán.

 

            Así, pues, las páginas del Resumen de la historia del Ecuador desde sus orígenes hasta 1845, de Pedro Fermín Cevallos, les han servido de fuente de información a los historiadores que han venido después. Y son páginas que no solo se hallan bien fundamentadas, sino que están escritas con propiedad y galanura.

 

            Otra faceta de Cevallos, que estudia Rodríguez Castelo en este libro, es la de biógrafo: Juan de Velasco, Juan Bautista Aguirre, Antonio Alcedo, Pedro Vicente Maldonado, Bolívar, Rocafuerte, Juan León Mera y él mismo, en su autobiografía, son algunos de los personajes a los que dedica su atención en este género, que así mismo cultiva con éxito.

 

            Por supuesto, Hernán Rodríguez no pierde de vista su rol de crítico literario, y a lo largo de este libro ejerce sabiamente esa función, cuando analiza el lenguaje, las palabras, frases, locuciones, modos idiomáticos de Cevallos, para concluir que “las mayores calidades de la Historia de Cevallos como literatura, son las del narrador: “Cevallos es narrador sabroso -dice-, que trabaja sobre matrices de narración convencional”, y añade: “Cevallos, clásico en sus gustos y escritura, rehúye cualquier exceso de dramatismo. Ello no obstante, arma ciertos episodios y los narra de modo que resultan tensos y hasta conmovedores”.

 

            Se refiere también Rodríguez Castelo a lo visual en la narrativa de Cevallos, para decir que no es especialmente plástico; a la retórica, subrayando su parvedad  de adornos literarios; a la prosa de ideas, afirmando que es una de sus cualidades la del intelectual, y al crítico, explicando que “si bien no multiplica juicios críticos, en los casos más graves, y en especial en los que estaban exigiendo fallos últimos, es crítico, y severo, que sentencia con estilo duro, lapidario”.

 

            Y al fin, Hernán aborda la faceta de lingüista, de Pedro Fermín Cevallos, manifestando que “se había destacado siempre la corrección y limpieza y sabor del lenguaje de Cevallos”. “Pero eso no le bastaba -dice-, porque era la hora en que se debía afirmar la imagen-concepto de nación y se buscaba exorcizar los factores perturbadores de la unidad que a la nación cohesionaban, a la vez que afirmar los cimientos de ese ser nacional”. “Pero el proyecto requería, además, afirmar los factores de unidad, y uno de esos factores era la lengua. Había que preservar su unidad y alertar sobre usos disolventes o francamente alienantes”.

 

            Tales son las ideas que dan origen al Breve catálogo de errores en orden a la lengua i al lenguaje castellanos, que en su tercera edición trae un Diccionario de Galicismos, y que en esta obra de Hernán Rodríguez Castelo ha sido el pretexto para un prólogo tan extenso como interesante e ilustrativo. Este Catálogo registra por supuesto lo que anuncia su título: los errores en que incurrían aquí y en ese entonces, al escribir y al hablar,  los usuarios de nuestro idioma, con las correspondientes correcciones del autor. Todo lo cual ha sido analizado con gran perspicacia por este legítimo heredero de Cevallos que es Hernán Rodríguez Castelo, a quien los ambateños debemos agradecer cumplidamente por haber puesto su talento al servicio de esta obra que viene en cierto modo a iluminar, con una nueva luz, la figura de ese enorme ambateño que fue el doctor Pedro Fermín Cevallos. Gracias Hernán.

           

            Señoras y señores


Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 9 3348231 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo


ble>

Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 9 3348231 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo