Hernán Rodríguez Castelo

Escritor, historiador de la literatura y crítico de arte

 


Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


 

BIOGRAFÍA

LIBROS PUBLICADOS

COMUNICADOR

IDIOMA Y ESTILO

TARJETAS AMARILLAS

GALERÍA

 

Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 2 2257452 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico asigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo

 

 

¡Ahora digitales!

El gran libro del desnudo ecuatoriano

 

TONTOBURRO


Quito y Cádiz,    Mejía y las dos constituciones

Charla en el Congreso por el Bicentenario

de la Constitución de Quito, 14 de febrero 2012

 


A propósito del libro Manuela

Manuela en la Casa

Colección Bicentenario

 

De venta en la librería de la CCE y con el autor

 

Video y Galería de fotos

 

Comentarios:


Sobre literatura infantil y juvenil

Análisis de las obras clásicas de la literatura infantil y juvenil

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro manual que da herramientas al maestro y maestra o promotor de lecturas que le permitan llegar al conocimiento y valoración e inteligencia de los textos destinados  a los niños, para generar las destrezas de análisis y crítica de esos textos.

Los cuentos más bellos del mundo

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro en el que se hace el análisis de cinco cuentos para niños que pertenecen al patrimonio de la humanidad: Cenicienta o el zapatito de cristal, de Charles Perrault (1628-1703); Hansel y Gretel, de Jacob y Wilhelm Grimm (1785-1863/1786-1859); Bella y bestia, de Jeanne Marie Leprince de Beaumont (1711-1780); La Sirenita, de Hans Christian Andersen (1805-1875); y, El Príncipe Feliz, de Oscar Wilde (1854-1900).

 

Introducción al prólogo del libro Lírica Ecuatoriana del siglo XX

La suma de nuestra lírica del siglo que feneció. Este es el asunto. Asunto con alta carga de pasión, porque nada cifró tan hondamente la pasión como la palabra lírica. Mirada larga a las avenidas de un pasado que en buen tramo caminamos junto a esos grandes cifradores, y el anterior lo vivimos de cálidas noticias, lecturas y memorizaciones escolares y ese repetir poemas que, como toda poesía auténtica, tenían algo de fórmula sagrada: “Hay tardes en las que uno desearía...”, “El viejo campanario / toca para el rosario...”, “Hoy cumpliré veinte años, amargura sin nombre...”

           

            ¡Torres de Dios! ¡Poetas!

            ¡Pararrayos celestes,      

            que resistís las duras tempestades,

            como crestas escuetas

            como picos agrestes

            rompeolas de las eternidades!,

escribió Rubén al romper el siglo -en París, en 1903-. Y cumbres son poemas y poetas, altas torres, graves crestas silenciosas y plenas de sonido, hieráticas y festivas de juegos fascinantes, luminosas y traspasadas de livideces y enigmas.

            Son las palabras de la tribu. No palabras sueltas, sino un coro: detrás de muchas de las voces de este libro -que es un libro de voces- cabe escuchar las de un escuadrón que, hermanado, irrumpía en el tiempo provisto de rico bagaje de voces antiguas y equipado con buen instrumental para decir la novedad de lo propio.

            Toda antología tiene algo de galería de piezas memorables y hasta, si el antólogo se acartonó de frialdades y solemnidades, de mausoleo ilustre. Lo que dijo -con la nerviosa intensidad de la expresión lírica- Bruno Sáenz en su poema “Un poeta, en una antología”:

             Un nombre descarnado,

            igual al hueso limpio, a la piedra porosa;

            las fechas -dos-, abajo, entre paréntesis:

            algo muy parecido a una esquela mortuoria,

            a lápida esculpida

            en la inmortalidad de un trozo de papel,

            a un epitafio escrito

            sobre la nada, sobre casi nada.

            ¡Voltea, ya, el sudario, la hoja amarillenta!

             Valga el aviso. Aquí no estará el hueso limpio, sino haces de nervios y girones de carne palpitante; espíritu reacio a dejarse sepultar, así fuese con la promesa de marmóreo monumento funerario. De allí que en los casos más altos -más altas las torres, más agrestes los picos- estas páginas -luminosas, no amarillentas- incitarán a seguimientos y lecturas o nuevas o renovadas.

            Y como, en su hora, estos poetas y poemas memorables, imprescindibles para dibujar el horizonte de la palabra ecuatoriana en el siglo XX, fueron parte de una historia viva, bullente, siempre en agónico tránsito -a la vanguardia de tantos otros tránsitos- es lo que tratará de mostrar sumariamente este prólogo.
 

Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 9 3348231 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigrid.quito@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo


e>

Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 9 3348231 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigrid.quito@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo