Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


 

 

Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 2 2257452 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico asigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo

 

 

¡Ahora digital!

El gran libro del desnudo ecuatoriano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quito y Cádiz,    Mejía y las dos constituciones

Charla en el Congreso por el Bicentenario

de la Constitución de Quito, 14 de febrero 2012

 

Galería fotográfica

Análisis de la obra a cargo del Gral. Paco Moncayo Gallegos

Una voz para ayer y hoy Rodrigo Villacís Molina

Mejía ayer y hoy, Patricio Quevedo Terán.


In memoriam por Carlos Fuentes


El conocimiento fue siempre la pasión de Jorge Salvador Lara


 

La segunda edición, hállela en la Librería de la Casa de la Cultura, desde el 21 de marzo 2011.

A propósito del libro Manuela

Manuela en la Casa

Colección Bicentenario

 

De venta en la librería de la CCE y con el autor

 

Video y

Galería de fotos

 

Comentarios:

 Manuelita,nuevamente, por Rodrigo Villacís Molina

Simón Espinosa Cordero
Entrevista con Juana Neira en Radio Visión

Entrevista en Diario El Universo

La Manuela Sáenz de Hernán Rodríguez Castelo en un libro. Diario El Comercio

El libro 107 de Rodríguez Castelo

'No hay en la América Latina del siglo XIX mujer de la grandeza de Manuela Sáenz'

 


Sobre literatura infantil y juvenil

Análisis de las obras clásicas de la literatura infantil y juvenil

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro manual que da herramientas al maestro y maestra o promotor de lecturas que le permitan llegar al conocimiento y valoración e inteligencia de los textos destinados  a los niños, para generar las destrezas de análisis y crítica de esos textos.

Los cuentos más bellos del mundo

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro en el que se hace el análisis de cinco cuentos para niños que pertenecen al patrimonio de la humanidad: Cenicienta o el zapatito de cristal, de Charles Perrault (1628-1703); Hansel y Gretel, de Jacob y Wilhelm Grimm (1785-1863/1786-1859); Bella y bestia, de Jeanne Marie Leprince de Beaumont (1711-1780); La Sirenita, de Hans Christian Andersen (1805-1875); y, El Príncipe Feliz, de Oscar Wilde (1854-1900).

 

Idioma y estilo 2352

Para que todo sea perfecto

            Invalorable servicio el que presta el Instituto de Economía de la Universidad San Francisco de Quito con su boletín Koyuntura, a todos cuantos deseamos conocer más a fondo lo que está sucediendo con la maltrecha economía de nuestro pobre país en plena crisis "revolucionaria".

            (En cuanto al nombrecito me resulta tan antipático como la letra "k" de la que siempre que puedo, que es casi siempre, prescindo. La veo como medio ajena al español. Buena para quienes escriben "quichua" como "kichua"; es decir, en otra lengua. Pero bueno: son cosas de los publicistas que buscan cosas raras...)

            El número 62 no contiene sino un solo artículo, pero resulta de especial interés e importancia porque ilumina sistemática y rigurosamente un asunto en que bastantes ecuatorianos están ya inmersos y sintiendo sus perplejidades: el dinero electrónico.

            ¡Dios quiera que los jubilados no tengamos nunca que recibir nuestras exiguas mensualidades en eso!

            El artículo en cuestión está firmado por uno de los redactores de la publicación universitaria, Luis Espinosa Goded, y lleva este título: El dinero electrónico ecuatoriano: historia de un engendro monetario.

            El enfoque se anuncia en el primer párrafo:

            A septiembre del año 2016 ya mucho se ha hablado, escrito y debatido sobre el "dinero electrónico ecuatoriano". En este artículo hacemos un recuento de lo que ha ido ocurriendo hasta ahora con esta especie monetaria -que demos llamar, con  propiedad: ENGENDRO monetario-, para comprender mejor su fracaso.

            Todo bien, salvo uno de esos que en comunicación se llaman "ruidos" y pudieran llamarse "piedras" porque constituyen tropiezos en la lectura:

            que demos llamar

            El sintagma, para dejar de ser "ruido", o, en términos gramaticales, para ser correcto, pudo tener una de estas dos redacciones:

            que demos en llamar

            que debemos llamar

            Indudablemente el sentido cambia entre una y otra: demos en llamar tiene un matiz subjetivo; sugiere una opción; debemos llamar tiene el sentido de obligatoriedad.

            Me atrevo a pensar que lo usado por el redactor, a juzgar por sus intenciones comunicativas  y su estilo, fue el debemos, y que el desaguisado se produjo porque en algún paso del proceso desapareció la sílaba "be".

            Mentalidad científica, el señor Espinosa entrega a continuación al lector el plan de su artículo:

            Para ello primero analizaremos su historia (I), las características que definen este dinero electrónico, y que lo diferencian de los demás modelos del mundo (II), luego las razones que se han aducido para su implementación (III), y por último y lo más importante: por qué es un nuevo dinero y por qué está fracasando (IV).

            Si yo hubiese redactado este párrafo, después de (II) habría usado punto y coma. Ese utilísimo punto y coma que, sin cortar demasiado, separa cuando ya se han usado en un mismo párrafo comas. Pero, bueno, el lector de esta columna aérea ya está familiarizado con el signo, tan desdeñado por  ciertos redactores con hábitos yanquis.

            La historia, que tiene algo de tenebrosa (el artículo nos recuerda los 800.000 mil dólares dados al señor Duzac cuando la gerencia del Banco Central de ese señor que a la hora de responder ciertas preguntas se fue a una boda ("ya mismito vuelvo") y la boda ha durado meses....) y no poco de desastrosa, comienza con la iniciativa "Monty" que el gobierno pensó que podría convertirse en monopolio privado y, para evitar el riesgo..., en palabras del articulista:

            !Lo hicieron un monopolio público¡

            Así: comenzando por cerrar la interrogación y terminando con el signo de abrirla.

            Esto es de Ripley...

            El siguiente párrafo es este:

            Es en esta "lógica" privado vs público en la que aún a día de hoy se basa gran parte de la propaganda del Presidente Correa; ignorando que todos los casos en los que se ha desarrollado el dinero electrónico en el mundo han sido un negocio, ya sea de los bancos, de las operadoras de telefonía,  o de terceras empresas.

            Y en el párrafo ocurren esta "novedades":

            -El punto y coma está mal usado: la oración que comienza con el gerundio "ignorando" es gramaticalmente una subordinada de la principal; forman una unidad sintáctica, que no sufre la separación  que marca el punto y coma.

            -"en la que aún a día de hoy": ese uso de la preposición "a" no parece buen español. Úsase para el caso: "al día de hoy", con el sentido de "hasta el día de hoy". Por supuesto que, si era esto lo que se quiso decir, el "hasta el día de hoy" resultaba más claro.

            -"han sido un negocio, ya sea de los bancos, de las operadoras de telefonía, o de terceras empresas". El "ya sea" introduce una relación de correlativo, y exige la palabra que marca esa correlación; lo gramatical era esto: "han sido un negocio, ya sea se los bancos, ya de las operadoras de telefonía o de terceras empresas". (El tercer "ya" pudo haberse obviado).

            Y sin la coma innecesaria.

            ¿No habría sido deseable que a la altura de tan importante artículo hubiera estado, hasta en estos detalles, la redacción en español?


Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 9 3348231 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigrid.quito@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo