Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


 

 

Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 2 2257452 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico asigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo

 

 

¡Ahora digital!

El gran libro del desnudo ecuatoriano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quito y Cádiz,    Mejía y las dos constituciones

Charla en el Congreso por el Bicentenario

de la Constitución de Quito, 14 de febrero 2012

 

Galería fotográfica

Análisis de la obra a cargo del Gral. Paco Moncayo Gallegos

Una voz para ayer y hoy Rodrigo Villacís Molina

Mejía ayer y hoy, Patricio Quevedo Terán.


In memoriam por Carlos Fuentes


El conocimiento fue siempre la pasión de Jorge Salvador Lara


 

La segunda edición, hállela en la Librería de la Casa de la Cultura, desde el 21 de marzo 2011.

A propósito del libro Manuela

Manuela en la Casa

Colección Bicentenario

 

De venta en la librería de la CCE y con el autor

 

Video y

Galería de fotos

 

Comentarios:

 Manuelita,nuevamente, por Rodrigo Villacís Molina

Simón Espinosa Cordero
Entrevista con Juana Neira en Radio Visión

Entrevista en Diario El Universo

La Manuela Sáenz de Hernán Rodríguez Castelo en un libro. Diario El Comercio

El libro 107 de Rodríguez Castelo

'No hay en la América Latina del siglo XIX mujer de la grandeza de Manuela Sáenz'

 


Sobre literatura infantil y juvenil

Análisis de las obras clásicas de la literatura infantil y juvenil

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro manual que da herramientas al maestro y maestra o promotor de lecturas que le permitan llegar al conocimiento y valoración e inteligencia de los textos destinados  a los niños, para generar las destrezas de análisis y crítica de esos textos.

Los cuentos más bellos del mundo

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro en el que se hace el análisis de cinco cuentos para niños que pertenecen al patrimonio de la humanidad: Cenicienta o el zapatito de cristal, de Charles Perrault (1628-1703); Hansel y Gretel, de Jacob y Wilhelm Grimm (1785-1863/1786-1859); Bella y bestia, de Jeanne Marie Leprince de Beaumont (1711-1780); La Sirenita, de Hans Christian Andersen (1805-1875); y, El Príncipe Feliz, de Oscar Wilde (1854-1900).

 

Idioma y Estilo 2345
Una pésima manera de arribar

Cuando el servilismo llega a ciertos grados de abyección da con mucha facilidad el paso a torpeza y hasta estupidez.
Ejemplo de esto que no se olvidará en mucho tiempo -si es que se olvida- es el penoso papel desempeñado por quien fuera prestigioso comunicador fungiendo de "moderador"(?) en el último encuentro del Presidente economista (?) con economistas.
Otro caso tremendo de la estupidez a que puede llevar el servilismo es el que ha denunciado Farith Simón en su columna de "El Comercio" (2 de noviembre), de título "¿Ignorancia o totalitarismo?".
Ese ejemplar ilustre de estupidez se denuncia en el segundo párrafo del artículo:
Hace unos pocos días, la Secretaria Nacional de Comunicación (Secom) negó la reforma de los estatutos de Fundamedios afirmando: "Conforme al artículo 11 número 9 de la Carta Fundamental, el más alto deber del Estado consiste en respetar y hacer respetar los derechos garantizados en la Constitución, en consecuencia resulta inadecuado e incongruente que una persona jurídica de derecho privado pretenda a través de reformas estatutarias atribuirse la calidad de defensora o protectora de derechos fundamentales cuando la norma suprema claramente establece que tal obligación le corresponde al Estado ecuatoriano.
Imaginemos que Fundamedios llevase esta razón para vetar su reforma estatutaria ante un tribunal internacional. ¿Cuál sería la reacción de ese tribunal?
En primer lugar, releer el texto. Pero ¿era posible que toda una Secretaría Nacional de Comunicación hubiese escrito tal torpeza?
Visto que no cabía duda: la enorme y aberrante torpeza estaba allí, vivita y coleando, la segunda reacción habría sido reírse. Esta tal Secretaría estaba en plena escuela de Cantinflas. (Reírse como se ríen fuera del país de nuestra justicia).
¿Y cómo se prueba racionalmente algo tan irracional? Este era el reto que asumía el articulista.
Creo que lo que habría justificado el rechazo de esa reforma estatutaria era que hubiese proclamado "atribuirse la calidad de defensora o protectora de derechos fundamentales" en calidad de "única". La "única defensora". Eso habría sido una torpeza igual a la de la Secretaría. Pero Fundamedios no era como para desbarrancarse así en lo risible.
En cuanto a jugar un papel -el que corresponde a cualquier particular o colectivo, con personería jurídica o sin ella-, esa miope Secretaría debería leer la "Declaración sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos e instituciones de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales". Texto de la ONU, acatado universalmente.
Pero Simón lee en mayor profundidad la torpeza de la Secretaría de Comunicación:
La decisión de la Secom, más allá de la ignorancia que evidencia, contiene una idea especialmente peligrosa: el Estado como actor exclusivo y excluyente, "dueño" de la defensa de los derechos, una mirada totalitaria, incompatible con las nociones básicas de un estado constitucional de derechos y justicia.
O sea que para los serviles la torpeza era viveza...
Lo que resulta un lástima es que artículo tan importante, que denuncia ante al país una cosa de tanta gravedad, que, si no es mayúscula torpeza, se quiere pasar disfrazada de torpeza, caiga en una torpeza idiomática.
Está en el primer párrafo, que lo leemos hasta dar con el tropiezo:
Algunas decisiones estatales son una especie de fotografía de cuerpo entero de la entidad que las emite, ponen en evidencia la (in)comprensión de los temas que están bajo su responsabilidad. En determinados contextos, los argumentos y conclusiones a los que se arriban causarían únicamente asombro...
Los argumentos y conclusiones a que se arriban.
En buen español: los argumentos y conclusiones a que se arriba.
Se arriba es una forma impersonal.
En tal calidad, sintácticamente nada tiene que ver con el plural "argumentos y conclusiones"


Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 9 3348231 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigrid.quito@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo