Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


 

 

Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 2 2257452 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico asigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo

 

 

¡Ahora digital!

El gran libro del desnudo ecuatoriano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quito y Cádiz,    Mejía y las dos constituciones

Charla en el Congreso por el Bicentenario

de la Constitución de Quito, 14 de febrero 2012

 

Galería fotográfica

Análisis de la obra a cargo del Gral. Paco Moncayo Gallegos

Una voz para ayer y hoy Rodrigo Villacís Molina

Mejía ayer y hoy, Patricio Quevedo Terán.


In memoriam por Carlos Fuentes


El conocimiento fue siempre la pasión de Jorge Salvador Lara


 

La segunda edición, hállela en la Librería de la Casa de la Cultura, desde el 21 de marzo 2011.

A propósito del libro Manuela

Manuela en la Casa

Colección Bicentenario

 

De venta en la librería de la CCE y con el autor

 

Video y

Galería de fotos

 

Comentarios:

 Manuelita,nuevamente, por Rodrigo Villacís Molina

Simón Espinosa Cordero
Entrevista con Juana Neira en Radio Visión

Entrevista en Diario El Universo

La Manuela Sáenz de Hernán Rodríguez Castelo en un libro. Diario El Comercio

El libro 107 de Rodríguez Castelo

'No hay en la América Latina del siglo XIX mujer de la grandeza de Manuela Sáenz'

 


Sobre literatura infantil y juvenil

Análisis de las obras clásicas de la literatura infantil y juvenil

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro manual que da herramientas al maestro y maestra o promotor de lecturas que le permitan llegar al conocimiento y valoración e inteligencia de los textos destinados  a los niños, para generar las destrezas de análisis y crítica de esos textos.

Los cuentos más bellos del mundo

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro en el que se hace el análisis de cinco cuentos para niños que pertenecen al patrimonio de la humanidad: Cenicienta o el zapatito de cristal, de Charles Perrault (1628-1703); Hansel y Gretel, de Jacob y Wilhelm Grimm (1785-1863/1786-1859); Bella y bestia, de Jeanne Marie Leprince de Beaumont (1711-1780); La Sirenita, de Hans Christian Andersen (1805-1875); y, El Príncipe Feliz, de Oscar Wilde (1854-1900).

 

IDIOMA Y ESTILO 2336
 

El mal visto gerundio

 

Comparto la mesa directiva con el Ministro de Cultura en el acto con que la Academia conmemora sus trescientos años de vida y presenta la nueva edición del Diccionario -que ahora ya no es Diccionario de la Real Academia (DRAE), sino Diccionario de la Lengua Española (DLE)- y, antes de que comience el acto el Ministro, me comenta algunas cosas de esta columna, cuando la seguía en sus años mozos.

              Y la primera es el gerundio. Lo recuerda como el temible gerundio. Y yo lo abono. ¡Si el Dr. Gustavo Alfredo Jácome, mi benemérito colega de Academia, llegó a recomendar que no se lo usase!

              Pero eso -le digo- no tiene sentido: el gerundio es una de las piezas del sistema de la lengua. Que no son muchas.

              Imagínese un maestro de ajedrez que recomendase al aprendiz que no usase el caballo!

              Con algo más grave y es que el gerundio es la pieza del sistema con poder de relacionar una acción con otra, la dicha por el gerundio en movimiento. Y eso confiere dinamismo al lenguaje.

              Pero, eso sí: hay que usar el gerundio bien.

              Por seguir con el ajedrez, si se usa el caballo hay que usarlo como pide ese sistema que es el juego: dos casillas adelante y una al lado.

              Y, estando (ojo: este es un gerundio) aún vivo el recuerdo de esa breve charla, doy con este gerundio:

Los venezolanos sufren hora a hora el desplome de su moneda.  El desbocado aumento de precios, que afecta sobre todo a familias tratando de comprar alimentos y medicinas, acerca a la hiperinflación al país con las mayores reservas petroleras mundiales.

     (Red. Mundo. AFP y EFE."El Comercio", 2 diciembre 2014)

              afecta a familias tratando de comprar.

              ¿Qué opina el amable lector de esta aérea columna? ¿Bueno o malo?

LA DOCTRINA DEL GERUNDIO

              El más luminoso gramático de nuestra lengua, que es Andrés Bello, dio del modo más sencillo la doctrina fundamental del gerundio:

El gerundio es un derivado verbal que hace el oficio de adverbio (Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos, Nº 442)

              El adverbio, como es natural, es un modificador del verbo. En el caso que nos ocupa, ¿a qué verbo modificaría "tratando"? A ninguno: modifica a familias.

              La última producción gramatical de la Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española (parte de la cual es también la Ecuatoriana), la Nueva gramática de la lengua española, parecería abrir la puerta de la gramaticalidad a otros usos del gerundio:

Así como los infinitivos se asimilan generalmente en su comportamiento gramatical a los sustantivos (26.2), los gerundios se acercan a los adverbios.

              Hasta aquí con Bello, salvo el "se acercan" por el "hace el oficio" de Bello. Y aquí, la salvedad:

No todos los usos del gerundio, sin embargo, son adverbiales, como se verá a continuación (27.1.2)

              Y siguen cinco páginas en letra menuda de usos del gerundio que no son estrictamente adverbiales. Pero son curiosos, y para que sean buen español deben cumplir ciertos requisitos.

              Como, por ejemplo, de este gerundio: "La última vez la vieron pidiendo limosna en una esquina" (De Landero, en Juegos de la edad tardía) se anota que se suelen admitir gerundios referidos al complemento directo pero solo con verbos de percepción sensible (contemplar, escuchar, oír, sentir, ver, etc.)

              Como el lector seguramente no tiene ni tiempo ni paciencia para tantos casos curiosos de gerundios, le guío al que se refiere al que está sentado en la silla del acusado. Es este:

27.2.2d  Mientras que las construcciones formadas con los gerundios predicativos analizados en los apartados precedentes se consideran correctas, no lo son las que se forman con gerundios que acompañan al nombre  como modificadores restrictivos, es decir, para distinguir a un individuo entre otros semejantes.

              Y es exactamente el caso de familias tratando.

              Es de la misma naturaleza que los gerundios que la Nueva gramática desaconseja: nueva ley  reformando, se necesita encargado hablando inglés.

              La construcción adecuada es una oración de relativo: ley que reforma, encargado que hable.

              afecta a familias  que tratan.


Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 9 3348231 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo