Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


 

 

Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 2 2257452 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico asigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo

 

 

¡Ahora digital!

El gran libro del desnudo ecuatoriano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quito y Cádiz,    Mejía y las dos constituciones

Charla en el Congreso por el Bicentenario

de la Constitución de Quito, 14 de febrero 2012

 

Galería fotográfica

Análisis de la obra a cargo del Gral. Paco Moncayo Gallegos

Una voz para ayer y hoy Rodrigo Villacís Molina

Mejía ayer y hoy, Patricio Quevedo Terán.

 

De venta en

En Mr.Books (desde el 17 de marzo 2012) en Quito y Guayaquil.

Academia Nacional de Historia: Av. Seis de Diciembre No. 21-218 y Calle Vicente Ramón Roca

Librería Rayuela: Germán Alemán E12-62 y Juan Ramírez


In memoriam por Carlos Fuentes


El conocimiento fue siempre la pasión de Jorge Salvador Lara


 

La segunda edición, hállela en la Librería de la Casa de la Cultura, desde el 21 de marzo 2011.

A propósito del libro Manuela

Manuela en la Casa

Colección Bicentenario

 

De venta en la librería de la CCE y con el autor

 

Video y

Galería de fotos

 

Comentarios:

 Manuelita,nuevamente, por Rodrigo Villacís Molina

Simón Espinosa Cordero
Entrevista con Juana Neira en Radio Visión

Entrevista en Diario El Universo

La Manuela Sáenz de Hernán Rodríguez Castelo en un libro. Diario El Comercio

El libro 107 de Rodríguez Castelo

'No hay en la América Latina del siglo XIX mujer de la grandeza de Manuela Sáenz'

 


Dos nuevos libros

Análisis de las obras clásicas de la literatura infantil y juvenil

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro manual que da herramientas al maestro y maestra o promotor de lecturas que le permitan llegar al conocimiento y valoración e inteligencia de los textos destinados  a los niños, para generar las destrezas de análisis y crítica de esos textos.

Los cuentos más bellos del mundo

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro en el que se hace el análisis de cinco cuentos para niños que pertenecen al patrimonio de la humanidad: Cenicienta o el zapatito de cristal, de Charles Perrault (1628-1703); Hansel y Gretel, de Jacob y Wilhelm Grimm (1785-1863/1786-1859); Bella y bestia, de Jeanne Marie Leprince de Beaumont (1711-1780); La Sirenita, de Hans Christian Andersen (1805-1875); y, El Príncipe Feliz, de Oscar Wilde (1854-1900).

 

2327

Humanismo

 

              En la tan original como interesante microcolumna "La pregunta de HOY", el día 23 de febrero último el tan leído diario quiteño ha hecho esta pregunta: "El presidente Correa calificó a Nicolás Maduro como un humanista. ¿Está usted de acuerdo con eso?".

              Y, para sorpresa de muchos, entre los cuales me cuento, ha respondido "sí" un 62%.

              Vale  la pena, pues, preguntarse qué es humanismo.

              En 1726 apareció, en Madrid, el DICCIONARIO DE LA LENGUA CASTELLANA EN QUE SE EXPLICA EL VERDADERO SENTIDO DE LAS VOCES, SU NATURALEZA Y CALIDAD, CON LAS PHRASES O MODOS DE HABLAR, LOS PROVERBIOS O REFRANES, Y OTRAS COSAS CONVENIENTES AL USO DE LA LENGUA, que es la primera edición del Diccionario de la Real Academia Española, al que, por ese apoyar las definiciones en esas "phrases o modos de hablar, proverbios o refranes", se suele llamar comúnmente "Diccionario de Autoridades".

              Para esos comienzos del siglo XVIII "humanista" era palabra de uso común, en especial en círculos académicos y cultos, y ese primer diccionario académico le dio, como era natural, entrada. Así:

Humanista. El que professa la erudición, buenas letras o humanidad. Lat. Philologus, politioribusliterisdedicatus, excultus.

               Ese "lat" era, obviamente, latín. Y en latín "humanista" era el filólogo, dedicado a la literatura, culto.

              Citábase un comentario en el que se elogiaba a un personaje como "Gran Jurisconsulto, Philosopho y Humanista, y Rector presente de aquella Universidad". Y estos versos de Cervantes en su Viaje del Parnaso:

Anciano en el ingenio, y nunca mozo,

Humanista divino es, según pienso,

El insigne Doctor Andrés del Pozo

              Al explicarles a aquellos lingüistas la cultura de que daba muestras el señor Nicolás Maduro, quien, hasta citando conocidísimo lugar de los Evangelios, se enredaba y decía que Jesús "multiplicó los panes y los penes", y sostenía que un pajarito le hablaba y le guiaba en sus decisiones de gobernante -para colmo el tal pajarito encarnaba el espíritu del anterior presidente, Chávez (cosa obscuramente medieval, muy poco humanista)-, habrían pensado que quien llamaba a tal personaje "humanista" estaba loco o poco menos...

              Pero la Academia Española, y ahora esa Academia madre unida a las americanas en la Asociación de Academias, siguen atentas los enriquecimientos que las palabras experimentan con el paso de los tiempos. Y ahora, al voltear el siglo XX y entrar en el XXI, la vigésima segunda edición del Diccionario de la Real Academia Española define así las palabras que nos ocupan:

     humanismo. Cultivo o conocimiento de las letras humanas. //Movimiento renacentista que propugna el retorno a la cultura grecolatina como medio de restaurar los valores humanos. ///Doctrina o actitud vital basada en una concepción integradora de los valores humanos.

     humanista. No está justificado enfrentar los estudios humanistas con los científicos. //Persona instruida en letras humanas.

              "Movimiento renacentista que propugna el retorno a la cultura grecolatina como medio de restaurar los valores humanos".

Esto parece una definición del  proyecto y método educativo de Aurelio Espinosa Pólit, intelectual ecuatoriano al que le calza con especial exactitud el calificativo de "humanista".

              Y fue meritorio que el Cabildo quiteño -no al que felizmente ha dado fin el pueblo quiteño, sino el anterior, el de ese gran alcalde que fue el general Paco Moncayo- crease una medalla para distinguir a un humanista y le pusiese el nombre de "Medalla Aurelio Espinosa Pólit". Y me honró y emocionó profundamente, por las todas esas razones, que se me adjudicase tal distinción. Aprendí humanismo con ese gran virgiliano que fue el P. Aurelio Espinosa Pólit.

              La Academia ha hecho bien también en relacionar el concepto de "humanismo" y "humanista" con el Renacimiento. El concepto, en su acepción moderna, fragua en el Renacimiento, ese gran movimiento transformador de la cultura que agitó toda Europa, como un nuevo interés por lo humano -griego y latín, literatura, arte, euforia vital- frente a la especulación medieval centrada en Dios.

              El historiador que iluminó especialmente esa noción de humanismo fue  Burckhardt en su Civilización del Renacimiento en Italia (1860).

              Las grandes figuras del Renacimiento fueron humanistas: Erasmo, Tomás Moro, Vives, Petrarca, Bruni, Rabelais, Montaigne, Budé...

              Antes de dejarnos absorber por ese mundo que es el humanismo y son los humanistas -a quienes debemos tanto para nuestra cultura y nuestra manera de vivir-, volvemos a la cuestión que motivó estas reflexiones: Maduro, ¿humanista?

              Un gobernante tiránico que, vociferante, fustiga como a "fascistas" a jóvenes que han salido a protestar por las miserables condiciones a que un régimen aberrante ha reducido a su país y les lanza encima unas guardias y otros grupos armados a perseguirlos, encarcelarlos, golpearlos, torturarlos y humillarlos... ¡Humanista!

              Una cosa así solo se le podía ocurrir al economista Rafael Correa.


Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 9 3348231 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo