Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


 

 

Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 2 2257452 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico asigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo

 

 

¡Ahora digital!

El gran libro del desnudo ecuatoriano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quito y Cádiz,    Mejía y las dos constituciones

Charla en el Congreso por el Bicentenario

de la Constitución de Quito, 14 de febrero 2012

 

Galería fotográfica

Análisis de la obra a cargo del Gral. Paco Moncayo Gallegos

Una voz para ayer y hoy Rodrigo Villacís Molina

Mejía ayer y hoy, Patricio Quevedo Terán.


In memoriam por Carlos Fuentes


El conocimiento fue siempre la pasión de Jorge Salvador Lara


 

La segunda edición, hállela en la Librería de la Casa de la Cultura, desde el 21 de marzo 2011.

A propósito del libro Manuela

Manuela en la Casa

Colección Bicentenario

 

De venta en la librería de la CCE y con el autor

 

Video y

Galería de fotos

 

Comentarios:

 Manuelita,nuevamente, por Rodrigo Villacís Molina

Simón Espinosa Cordero
Entrevista con Juana Neira en Radio Visión

Entrevista en Diario El Universo

La Manuela Sáenz de Hernán Rodríguez Castelo en un libro. Diario El Comercio

El libro 107 de Rodríguez Castelo

'No hay en la América Latina del siglo XIX mujer de la grandeza de Manuela Sáenz'

 


Sobre literatura infantil y juvenil

Análisis de las obras clásicas de la literatura infantil y juvenil

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro manual que da herramientas al maestro y maestra o promotor de lecturas que le permitan llegar al conocimiento y valoración e inteligencia de los textos destinados  a los niños, para generar las destrezas de análisis y crítica de esos textos.

Los cuentos más bellos del mundo

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro en el que se hace el análisis de cinco cuentos para niños que pertenecen al patrimonio de la humanidad: Cenicienta o el zapatito de cristal, de Charles Perrault (1628-1703); Hansel y Gretel, de Jacob y Wilhelm Grimm (1785-1863/1786-1859); Bella y bestia, de Jeanne Marie Leprince de Beaumont (1711-1780); La Sirenita, de Hans Christian Andersen (1805-1875); y, El Príncipe Feliz, de Oscar Wilde (1854-1900).

 

Tarjeta amarilla a un memorable artículo

 

            Magnífica la página editorial de El Universo de 6 de enero de este 2012 que anda dando sus primeros pasos.

            Siempre es lúcido y rico de pensamiento Fernando Balseca. El recurso a una idea maestra de Thoureau para iluminar el obscuro hoy en que nos ha sumergido un inescrupuloso juego de mentiras y medias verdades -que muchas veces son peores que las mentiras, por taimadas- cumple con lo que cabe pedir a un intelectual que ocupa tribuna en la prensa diaria. Pero, tranquilo, Fernando: no es a ti a quien el árbitro exhibe una de estas leves tarjetas amarillas.

            Memorable y de una oportunidad que le confiere especial merecimiento el artículo "La baja del coronel Carrión" del brillante jurista Jorge G. Alvear Macías. Pienso que un artículo así cuenta más en la página de vida del coronel que la lamentable resolución del Consejo de Generales de la Policía Nacional, que se atrevió a tachar de "mala conducta profesional" la de un profesional de pulcro y tinoso  desempeño en los turbios sucesos de la algarada policial del 30 de septiembre y al que la justicia ya absolvió de cargos.

            El artículo me informa de algo que seguramente ya se dijo en los medios y se me había escapado: que hubo un general que votó en contra de la resolución aquella. Escribimos ese nombre en una página de honor: general doctor Edgar Merino.

            El artículo del doctor Alvear resulta un irrefutable alegato de defensa del coronel Carrión, y, por contrapartida,  grave acusación en contra de quienes, al fallar, o ligera o subordinadamente, la "mala conducta profesional del coronel Carrión", incurrieron, ellos sí, en mala conducta profesional.

            Pero ocurre en el mundo del fútbol -del que estas notas han tomado, metafóricamente, la idea- que hasta a un jugador brillante y en un gran partido hay que sacarle una tarjeta amarilla.

            Tarjeta amarilla, pues, a nuestro articulista.

            Leemos, dentro del párrafo final, este lugar:

            "Así se confirió indebidamente un valor que carecían, dos versiones no coincidentes e irregulares como medios probatorios".

            Y en el lugar citado hay nada menos que tres infracciones idiomáticas. (O, para seguir con nuestra metáfora, tres foules).

            La primera:

            Se ha escrito: un valor que carecían

            Lo correcto: un valor de que carecían

            Este es un caso de lo que los gramáticos llaman "régimen", por eso de que hay verbos que "rigen" con tal o cual preposición.

            En español se carece de algo.

            El mayor lingüista del español en la parte final del siglo XIX, que fue un americano, el colombiano Rufino José Cuervo,  comprendiendo que el régimen constituía capítulo fundamental lo mismo del uso que de los estudios gramaticales del español, arremetió con la empresa -urgente, fundamental, utilísima- de componer un Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana.  Pero, como Cuervo, todo lo hacía con implacable rigor, lo que entregó tras varios años de ímproba labor fue un tomo de 923 páginas que solo trataba dos letras de ese diccionarios: la A y la B.

            Ese tomo apareció en 1886; en  1893 apareció un segundo tomo, con otras dos letras, la C y la D. Y la muerte impidió al genial gramático seguir con su descomunal tarea -murió en 1911-. Le llevaría años al Instituto Caro y Cuervo retomar lo adelantado por Cuervo y completar el Diccionario: desde 1959 hasta no hace muchos años. Ahora está disponible. Los primeros tomos en versión facsimilar.

            Para necesidades menos especializadas y urgentes, he dedicado al régimen tratamiento especial en mi Cómo escribir bien -lo considero uno de los cinco casos de dificultad en el uso cotidiano del español (Parte 4 del capítulo 6).

            Doy allí un pequeño listado de los "Verbos de régimen especialmente problemático" -suerte de minidiccionario pragmático-. Curiosamente no he puesto en ese repertorio "carecer". Y parece que sí causa tropiezos.

            Una segunda:

            Pero hay en esas breves líneas un segundo problema de régimen:

            Se ha escrito: se confirió  indebidamente un valor que carecían, dos versiones no coincidentes e irregulares como medios probatorios

            Debió escribirse: se confirió indebidamente un valor de que carecían a dos versiones no coincidentes...

            Aquí el problema ocurre con el verbo conferir -en el sentido de dar-.

            En español construimos así este verbo cuando equivale a dar: se confiere algo a alguien.

            Es decir, como dar: dio una limosna (objeto directo)a un pobre (complemento indirecto).

            Otra cosa es cuando se usa conferir en el sentido de poner algo (una opinión, por ejemplo) en relación con algo diferente.  Entonces el régimen de conferir es con:

            confirió este parecer con los de otros juristas.

            Y la tercera:

            La tercera infracción, como ya habrá advertido  el atento lector, es esa coma tan inoportuna como estorbosa para un acceso fácil al sentido.

            Se ha escrito (sin las correcciones hechas): Así se confirió indebidamente un valor que carecían, dos versiones no coincidentes e irregulares como medios probatorios.

            Debió escribirse: Así se confirió indebidamente un valor que carecían dos versiones no coincidentes e irregulares como medios probatorios.

            El lugar, en su versión idiomática correcta, y, por ello, exacta y clara, era así:

            Así se confirió indebidamente un valor de que carecían a dos versiones no coincidentes e irregulares como medios probatorios.


Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 9 3348231 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigrid.quito@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo