Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


 

 

Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 2 2257452 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico asigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo

 

 

¡Ahora digital!

El gran libro del desnudo ecuatoriano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quito y Cádiz,    Mejía y las dos constituciones

Charla en el Congreso por el Bicentenario

de la Constitución de Quito, 14 de febrero 2012

 

Galería fotográfica

Análisis de la obra a cargo del Gral. Paco Moncayo Gallegos

Una voz para ayer y hoy Rodrigo Villacís Molina

Mejía ayer y hoy, Patricio Quevedo Terán.


In memoriam por Carlos Fuentes


El conocimiento fue siempre la pasión de Jorge Salvador Lara


 

La segunda edición, hállela en la Librería de la Casa de la Cultura, desde el 21 de marzo 2011.

A propósito del libro Manuela

Manuela en la Casa

Colección Bicentenario

 

De venta en la librería de la CCE y con el autor

 

Video y

Galería de fotos

 

Comentarios:

 Manuelita,nuevamente, por Rodrigo Villacís Molina

Simón Espinosa Cordero
Entrevista con Juana Neira en Radio Visión

Entrevista en Diario El Universo

La Manuela Sáenz de Hernán Rodríguez Castelo en un libro. Diario El Comercio

El libro 107 de Rodríguez Castelo

'No hay en la América Latina del siglo XIX mujer de la grandeza de Manuela Sáenz'

 


Sobre literatura infantil y juvenil

Análisis de las obras clásicas de la literatura infantil y juvenil

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro manual que da herramientas al maestro y maestra o promotor de lecturas que le permitan llegar al conocimiento y valoración e inteligencia de los textos destinados  a los niños, para generar las destrezas de análisis y crítica de esos textos.

Los cuentos más bellos del mundo

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro en el que se hace el análisis de cinco cuentos para niños que pertenecen al patrimonio de la humanidad: Cenicienta o el zapatito de cristal, de Charles Perrault (1628-1703); Hansel y Gretel, de Jacob y Wilhelm Grimm (1785-1863/1786-1859); Bella y bestia, de Jeanne Marie Leprince de Beaumont (1711-1780); La Sirenita, de Hans Christian Andersen (1805-1875); y, El Príncipe Feliz, de Oscar Wilde (1854-1900).

 

Grave falta descalificadora

            Muy interesante y, en su argumentación, contundente el artículo de Emilio Romero Parducci, publicado en "El Universo", el 10 de octubre, de título  "¡Mentirosos!", pero escrito de un modo raro que me resisto a reproducir: con una "a" envuelta en algo como la arroba de internet, y que yo supongo que es una "o".

            Entiendo que la anomalía, que resulta una falta descalificadora contra la lengua común de los millones que hablamos y escribimos español (y por ello merecería, no tarjeta amarilla, sino, sin más, la roja), se debe al prurito de hacer que en el masculino aparezca también, expresamente, el femenino.

            Y esto es, en español, perfectamente inútil.

            La remozada -apenas remozada- Nueva gramática de la lengua española, concluida, tras años de concienzudo análisis y discusión, por la Real Academia Española y las hispanoamericanas, agrupadas en la Asociación de Academias de la Lengua Española, en la versión manual -que son 993 apretadas páginas- , trae, referente al caso masculino/femenino, esto:

 

2.1.32a   El masculino es en español el GÉNERO NO MARCADO, y el femenino el MARCADO. En la designación de personas y animales, los sustantivos de género masculino se emplean para referirse a los individuos de ese sexo, pero también para designar a toda la especie, sin distinción de sexo, sea en singular o plural. Así, están comprendidas las mujeres en Un estudiante universitario tiene que esforzarse mucho hoy en día para trabajar y estudiar a la vez o en Los  hombres prehistóricos se vestían con pieles de animales. Se abarca asimismo a las osas en El oso es un animal plantígrado En los bosques quedan pocos osos. Estos casos corresponden al uso GENÉRICO del masculino. Sin embargo, razones extralingüísticas o contextuales, pueden dar a entender que se habla solo de varones, como en El número de varones que han sido ordenados sacerdotes en los últimos diez años o en Los hombres solo dicen mentiras (Delibes en Las ratas).

 

            Y las Academias  han creído necesario dedicar el siguiente párrafo al abuso tan frecuente en medios burocráticos de los alumnos y las alumnas:

 

2.1.3b   En el lenguaje político, administrativo y periodístico se percibe una tendencia a construir series coordinadas constituidas por sustantivos de personas que manifiesten los dos géneros: los alumnos y las alumna; a todos los chilenos y a todas las chilenas; tus hijos y tus hijas: Una masiva ovación de los diputados y la diputadas (...) cierra el presunto debate (El País, España, 2/4/1999). El circunloquio es innecesario en estos casos, puesto que el empleo del género no marcado es suficientemente explícito para abarcar a los individuos de uno y otro sexo. Se prefiere, por tanto, Los alumnos de esta clase se examinarán el jueves; Es una medida que beneficiará a todos los chilenos; ¿Cómo están tus hijos? En cambio, la doble mención se interpreta como señal de cortesía en ciertos usos vocativos: señoras y señores, amigas y amigos, etc., acaso por extensión de la fórmula damas y caballeros, basada en una oposición heteronímica.

 

            (Digamos, en homenaje a la tan maltratada -por quien sabemos, claro- prensa nacional que los periodistas ecuatorianos no han caído en la aberración, ni ellos ni ellas).

 

            Pero, ¿y en los casos en que se impone nombrar expresamente a individuos del sexo femenino (¿qué tal decir "individuas") para evitar una mala lectura?

            También a esto atendieron las Academias:

 

2.1.3.c   Cuando no queda suficientemente claro que el masculino plural comprende por igual a los individuos de ambos sexos, son necesarios ciertos recursos para deshacer la posible ambigüedad: fórmulas desdobladas, como en Los españoles y las españolas pueden servir en el Ejército, pero también modificadores restrictivos del sustantivos (empleados de ambos sexos) o apostillas diversas (empleados, tanto hombres como mujeres)

 

            ¿Y por qué la urgencia del articulista pintado de amarillo de destacar en su título también a las mujeres?

            Porque esa mentira que, en palabras del artículo, "la dijo un juez, nada menos que en una sentencia suya, en la que, con base en esa mentira, ordenó que tres padres de siete niños vayan a dar con sus huesos a prisión", cuando el caso subió a conocimiento de una nueva sala, "los jueces Henry Morán y Hellen Mantilla confirmaron "en todas sus partes" la mentira supradicha.

            Me pregunto, si tanto le interesaba al articulista destacar esa presencia femenina en la ratificación de la mentira, ¿por qué no escribió: "el juez Henry Morán y la jueza Hellen Mantilla"?

            ¡Pero caer en la barbaridad de ese título con ese signo (¿letra?) absolutamente ajeno a nuestra lengua!


Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 9 3348231 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigrid.quito@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo