Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


 

 

Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 2 2257452 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico asigridrodriguezc@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo

 

 

¡Ahora digital!

El gran libro del desnudo ecuatoriano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quito y Cádiz,    Mejía y las dos constituciones

Charla en el Congreso por el Bicentenario

de la Constitución de Quito, 14 de febrero 2012

 

Galería fotográfica

Análisis de la obra a cargo del Gral. Paco Moncayo Gallegos

Una voz para ayer y hoy Rodrigo Villacís Molina

Mejía ayer y hoy, Patricio Quevedo Terán.


In memoriam por Carlos Fuentes


El conocimiento fue siempre la pasión de Jorge Salvador Lara


 

La segunda edición, hállela en la Librería de la Casa de la Cultura, desde el 21 de marzo 2011.

A propósito del libro Manuela

Manuela en la Casa

Colección Bicentenario

 

De venta en la librería de la CCE y con el autor

 

Video y

Galería de fotos

 

Comentarios:

 Manuelita,nuevamente, por Rodrigo Villacís Molina

Simón Espinosa Cordero
Entrevista con Juana Neira en Radio Visión

Entrevista en Diario El Universo

La Manuela Sáenz de Hernán Rodríguez Castelo en un libro. Diario El Comercio

El libro 107 de Rodríguez Castelo

'No hay en la América Latina del siglo XIX mujer de la grandeza de Manuela Sáenz'

 


Sobre literatura infantil y juvenil

Análisis de las obras clásicas de la literatura infantil y juvenil

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro manual que da herramientas al maestro y maestra o promotor de lecturas que le permitan llegar al conocimiento y valoración e inteligencia de los textos destinados  a los niños, para generar las destrezas de análisis y crítica de esos textos.

Los cuentos más bellos del mundo

Edición: Universidad Técnica Particular de Loja. www.utpl.edu.ec

Libro en el que se hace el análisis de cinco cuentos para niños que pertenecen al patrimonio de la humanidad: Cenicienta o el zapatito de cristal, de Charles Perrault (1628-1703); Hansel y Gretel, de Jacob y Wilhelm Grimm (1785-1863/1786-1859); Bella y bestia, de Jeanne Marie Leprince de Beaumont (1711-1780); La Sirenita, de Hans Christian Andersen (1805-1875); y, El Príncipe Feliz, de Oscar Wilde (1854-1900).

 

A propósito de la próxima venida del Papa Francisco a Ecuador, se publica este texto de 1985

Una muestra insólita y grande

De libros y gentes, 17 de febrero de 1985

El encuentro del Papa Juan Pablo II con los intelectuales ecuatorianos fue en Quito; el gran homenaje de los hombres de cultura ecuatorianos al ilustre visitante fue en Guayaquil.

El nuestro,  que es un país de pintores y poetas, montó, con ocasión de esta visita, una muestra de arte, que permanece aún abierta y hay que ver.

Esa muestra, una de las contadas muestras temáticas que se hayan hecho en el país y sin duda la mayor y la más importante, la emprendió con un tema casi tabú: arte sacro o religioso contemporáneo del Ecuador.

El tabú ha caído sobre el tema desde los dos campos; desde los cerrados bastiones de la Iglesia decimonónica (entre nosotros aún enhiestos por muchos lados) y desde los siempre recelosos campamentos de los artistas contemporáneos.

Porque en nuestro país los tiempos contemporáneos en arte y cultura comienzan precisamente cuando artistas, literatos e intelectuales se sacuden de cualquier dependencia eclesiástica y empiezan a gozar de autonomía y mayoría de edad que caracterizan la actitud del hombre contemporáneo frente a las Iglesias.

Desde esa nueva condición los artistas miran a la Iglesia con mirada crítica y la hallan excesivamente enredada con un sistema opresor e injusto; aliada con terratenientes y oligarcas; dada a la innoble tarea de domesticar a los servidores del sistema. Inevitable recordad aquello de Marx de la religión como opio del pueblo en medio de tanto sahumerio, tantos cánticos lamentables, tantas devociones melifluas, tantos milagros y tan tremebunda predicación sobre muerte, juicio y cielo o infierno, amén de limbo y purgatorio.

Por ello, en el secularizado, profanizado, desmitologizado y autónomo siglo XX surge una poderosa teología nueva –que va de la teología norteamericana de la muerte de Dios y la europea del kerygma, a la latinoamericana de la liberación–; un recio pensamiento católico –con figuras de la talla de Marcel o Rahner–; una espléndida literatura católica (Gertrude von le Fort, Greene, Claudel, Milosz, Bernanos, Mauriac) y un arte religioso con poderes para sacudir al hombre contemporáneo –que va desde el brutal expresionismo de Ensor a la plenitud monumental de la Sagrada Familia de Gaudí, de los hieráticos cristos de Rouault a las nobles formas de Barlach.

¿Y en Ecuador? ¿Qué de arte sacro después de Mideros, el último pintor eclesiástico y decimonónico?

A cuestión tan compleja y fascinante responde la muestra que, gracias a los auspicios económicos del Banco del Pacífico y Banco Central, se exhibe en el Museo Antropológico del Banco Central en Guayaquil, y lo podemos anunciar ya en firme, irá también a Quito y Cuenca.

La historia del arte sacro en el Ecuador contemporáneo resultaba tan interesante como la misma muestra. Acaso más, porque hay obras antiguas, claves para seguir la evolución del tema, que fue imposible conseguir para la muestra, y en varios artistas –los más sugestivos, precisamente– lo expuesto no permitía rehacer la trayectoria completa de su expresión de lo sacro. De allí un catálogo con texto inusualmente extenso. A medida de la importancia y complejidad de cuanto la muestra implica y ofrece. Porque, a partir de una noción nueva, contemporánea de lo sacro, y dentro del horizonte del arte sacro contemporáneo del mundo, había que tratar de entender por qué y cómo hacen arte sacro Rendón, Kingman, Guayasamín, Tejada, Viteri, Arauz, Jácome, Román, Endara Crow, los conceptuales y muchos artistas ecuatorianos, cuyos son los como ciento diez cuadros que componen esta importantísima muestra.


 

Breve evocación de la fundación de la Academia Ecuatoriana de la Lengua hace 140 años

 

Hernán Rodríguez Castelo

Palabras dichas en el acto conmemorativo:

Auditorio de la Academia Ecuatoriana, 28de mayo de 2015

 

Son los primeros días de mayo de 1875.Este año van a ocurrir en Quito dos de los acontecimientos más dignos de ocupar un lugar en las páginas de la historia, no solo del Ecuador; de Iberoamérica. Esta noche nos convoca la recordación de uno de ellos.

            Hemos llegado a una ciudad que ora y labora en paz. Hemos llegado en una de las diligencias que hacen el servicio por la carretera del sur.  Éduard André era uno de los viajeros que tras el Congreso de Americanistas de Nancy, de este mismo año, han caminado la tierras americanas del sur y, a vuelta de sus inventarios herbológicos y arqueológicos, han contado mucho de esas regiones que a los europeos intrigaban y fascinaban. Lo contaban en esa revista de gran formato y bellas litografías que era "Le Tour du Monde",  anunciado como "nouveaujournal des voyages" (de la parte ecuatoriana podemos disfrutar gracias a una bella edición hecha por ese magnífico señor de ediciones importantes o famosas que es Irving Zapater).

            Pues bien, André ha llegado a Quito en noviembre de 1875 y ha recogido mucho más que plantas y minerales. Y de esta carretera por la que hemos llegado a Quito ha escrito: "La gran vía de Guaranda a Quito fue trazada con toda maestría, nivelada y pavimentada en parte por ingenieros franceses". Y de esa ciudad guardada por montañas en un rincón de los Andes ha dejado noticia de un increíble bullir de aulas, laboratorios, cursos y publicaciones politécnicas, un modernísimo observatorio astronómico. Seguir leyendo


 

Nuevo Idioma y estilo

2341

Importancia de las preposiciones

 A Walter Spurrier hay que leerlo. Creo haberlo dicho ya, pero bien vale la pena repetirlo. Para los profanos en cuestiones de la tan vapuleada economía nacional resultan de invalorable ayuda apreciaciones tan técnicas como sensatas y serenas. Y, realizadas en buen estilo periodístico, sus columnas son de lectura interesante y fácil.

              La de este  martes 19 de mayo, dedicada a los peliagudos problemas del sector petrolero, a más de esas consabidas calidades, tiene un final estupendo:

     En otros tiempos tal diferencia de precios habría motivado al Congreso a fiscalizar, a los políticos a denunciar, a la prensa a investigar, y los funcionarios hubieran dado explicaciones. Pero nada de eso cabe dentro de la dictadura del corazón.

              El primer párrafo del artículo titulado "¿Invierten?" es este:

     Muy molesto, el Presidente desmintió a una agencia de noticias internacionales e insistió que las petroleras que operan en el país están invirtiendo. Afirma que tiene por escrito su compromiso, lo cual permitiría incrementar la producción. La previsión oficial es que el PIB petrolero crezca 2,8% este año.

              Creo que la complejidad redaccional del párrafo se contagia de la complejidad del problema. El Presidente ha insistido "muy molesto" -él casi siempre está "muy molesto", como no sea con las dulces ovejitas que presiden la Asamblea- en que las petroleras están invirtiendo. Y da como prueba algo que no acaba de probar nada: tiene por escrito su compromiso. Y asegura que dicho compromiso "permitiría incrementar la producción". Y el lector se queda cavilando: ¿un compromiso permitirá ese incremento de la producción petrolera? El cumplimiento del compromiso es lo que  permitiría ese aumento. ¿Y el compromiso se cumple? ¿Puede cumplirse? Es el asunto de tan iluminadora columna. Seguir leyendo


Pero Grass fue autor también de "El Rodaballo"

El mismo día nos sorprende con la noticia de la muerte de dos importantes escritores, y el mundo, hasta el frívolo y oportunista de los noticiarios, se conmueve. Lo cual es buena nueva: la literatura aún cuenta entre los grandes intereses de las mayorías. Seguir leyendo el texto completo...

Extracto de la presentación del libro de Hernán Rodríguez Castelo en Riobamba

Franklin Cepeda Astudillo

El próximo 23 de abril, día del libro, se ajustarán 21 años de la primera ocasión en que tuve la osadía de allegarme a Alangasí, parroquia de Quito en que, en evocación de Borges, se halla un sitio muy semejante al paraíso: la casa de Hernán. Aquel sábado de 1994 me acerqué con miedo, o al menos con recelo; una vez allegado a su estudio casi que olvidé cuánto pensaba preguntarle, pero pudo más la generosidad y paciencia de este maestro para compartir conocimientos, impresiones, recuerdos con un novel universitario que tuvo la audacia de visitarlo…

 

 

Diario La Hora

OPINIÓN

Un libro imprescindible

Carlos Freile Granizo


Conferencia inaugural del Encuentro de Literatura Infantil

Riobamba-Ecuador

abril 2015

Historia de la literatura infantil por Hernán Rodríguez Castelo


Nuevo Idioma y estilo

 

2340

Si pudiesen usar el subjuntivo...

 

Oportuno el artículo de Manuel Terán "Paraíso desde lo público" (El Comercio, 4 de marzo de 2015), que convoca al lector desde la primera oración: "Los populismos tienen el signo común  de ofrecer la felicidad terrenal a través de la pócima del dispendio", con su expresiva doble metáfora y un fino dejo de ironía. Oportuno, justo y bien escrito. Salvo...

Todo sería perfecto si la riqueza creada y los empleos generados podrían sostenerse en el tiempo...

 

              En buen español –que es en el que deben escribirse los periódicos, en especial en su página editorial– debió ser:

Todo sería perfecto si la riqueza creada y los empleos generados pudiesen sostenerse en el tiempo

              o

Todo sería perfecto si la riqueza creada y los empleos generados pudieran mantenerse en el tiempo.

              La Nueva Gramática trabajada por la Academia Española y  las Americanas establece: "En la mayor parte de las variantes del español estándar contemporáneo, el condicional es incompatible con la prótesis de los períodos convencionales" (23,15 d).

              Y ejemplifica: se dice "si tuviera dinero", no "si tendría dinero".

              Pero esta monumental Nueva Gramática de la Lengua Española –tres grandes volúmenes–, además de establecer la norma; es decir eso que llama el "español estándar contemporáneo", atiende a usos peculiares de algunas regiones de España y América y da su juicio sobre ellos. En el caso que nos ocupa recoge esta excepción:

Se exceptúa la lengua conversacional de algunas variantes del español hablado en elárea septentrional de España, así como en el español popular de Argentina, el Uruguay, elParaguay, los países andinos, Chile (particularmente, Chiloe y Punta Arenas),así como en el sur de Colombia. En estas áreas, se registran construcciones  como "Si trabarías más; lo haría si tendría plata... por si tuviera plata, o si llovería pronto por si lloviera pronto".

              Y este es el fallo que la Gramática da sobre estos regionalismos:

Estas construcciones no se han integrado en la lengua culta, por lo que se recomienda evitarlas.

              En otras palabras, que yo preferiría,  no pertenecen al español estándar contemporáneo.

              Pero, ¿y el caso de Santa Teresa, estupenda escritora de la lengua, todo un clásico? Escribió en las Moradas:

Si esto sería  gran bestialidad, sin comparación es mayor la que hay en nosotros cuando no procuramos saber qué cosa somos.

              Sobre este uso la Gramática señala: se exceptúa el uso de por si bien o aunque.

              No es tanto una excepción, sino que en este lugar de la doctora de Ávila el sique antecede al verbo no es conjunción condicional, sino una conjunción con valor concesivo.


 

 

por Hernán Rodríguez Castelo

Conferencia  dada en la Sociedad Bolivariana del Ecuador el 3 de febrero de 2015.

Agradezco a la ilustre Sociedad Bolivariana del Ecuador, en persona de su Presidente, el admirado y querido general José Gallardo, el honor que me ha concedido de que evoque la alta y noble figura de Sucre al cumplirse un año más de su nacimiento, este 3 de febrero.

            A pocas cuadras de donde estamos, en la esquina, salvada breve distancia de una cuadra, diagonal de ese fabuloso monumento del barroco quiteño que es la iglesia de la Compañía de Jesús, está la casa que Sucre amó. Con amor la fue haciendo desde las distancias que su existencia nómada de soldado de la independencia le imponía. La fue construyendo carta a carta. Fue volcando en esos corredores y salones y noble fachada de ancho portón y balcones de labrados barandales su amor a Quito.

            Porque Sucre amó a Quito. No exageraría si dijese que Quito fue el gran amor de su vida. Esa Ítaca a la que el héroe de esta Ilíada americana ansiaba volver. ¡Cuánto le costó el tener que ir a esa ciudad que hoy lleva su nombre para fundar la República que honraría el del Libertador, como Bolivia!

            ¡Y con qué prisas cabalgaba el viaje que pensaba definitivo para convertirse ya en quiteño!

            Pero los Hados, envidiosos de la felicidad que en esta ciudad mágica y extraña le aguardaba, segaron esa existencia en los matorrales de Berruecos. Quito debería consolarse con tener sus sacros restos mortales.

NACIÓ EN PLENO CLIMA DE AVENTURA

Quien iba a vivir vida de vagabundeo heroico y de épicas hazañas nació en pleno clima de aventura viajera. Porque doña María Manuela Alcalá sintió esa mañana de martes 3 de febrero de 1795, en las playa de Mariquita, que era ya inminente la llegada de su séptimo hijo. La familia estaba en su hacienda de Cachaumare, adonde había ido refugiarse abandonando la solariega mansión de Cumaná, después de movimiento trepidatorio del 10 de septiembre de 1794, que había reducido a escombros las cuatro quintas partes de la ciudad.

Sigue...

 

El barroco literario quiteño

por Hernán Rodríguez Castelo

 

Conferencia en la semana del barroco.

Academia Ecuatoriana de la Lengua,

20 de noviembre de 2014

 

¿Quién podía dudar de que Quito era una estación importante del barroco americano?

            Estaban allí como pruebas contundentes, espléndidas, la arquitectura y decoración de la iglesia de la Compañía de Jesús, la escultura de ritmos helicoidales de Bernardo de Legarda y los cuadros de la vida de san Agustín, del claustro de ese convento, en que Miguel de Santiago convirtió en soberbias realizaciones de barroco lineales grabados renacentistas.

            Pero, ¿eran solo los arquitectos, los imagineros y los pintores los grandes barrocos de esta extraña y deslumbrante ciudad?

            ¿Y los escritores, los poetas y otros tantos cultores de la palabra?

            Largamente se los ignoró. Hasta bien entrado el siglo XX, y en alguna de sus manifestaciones hasta la aparición de mis libros sobre la historia literaria del siglo XVII (1980) y XVIII (2002).

            Pesó sobre menosprecio, que fue del rechazo a la simple ignorancia, la limitación crítica de Espejo y el arraigado prejuicio de Juan León Mera.


Nuevo libro de Rodríguez Castelo:

Historia de la literatura ecuatoriana  S. XIX, 1800-1860

 

Acaba de aparecer la quinta parte de la "Historia General y Crítica de la Literatura Ecuatoriana" de Hernán Rodríguez Castelo, que comenzó con la literatura precolombina y el siglo XVI en el número 100 de "Clásicos Ariel", en 1974, hace exactamente cuarenta años, y siguió con el siglo XVII (1980) y el siglo XVIII (2002). Esta quinta parte se titula Historia de la Literatura Ecuatoriana, S. XIX, 1800-1860, y es la primera parte del siglo XIX: literatura de la independencia y del período formativo de la República (3184 páginas).

El libro ha sido editado por al Consejo Nacional de Cultura en cinco elegantes tomos, que comprenden sus  XXVI capítulos, desde el I que trata de los grandes cauces de la literatura del período, las figuras y lo generacional, hasta el XXVI que presenta el teatro,

            Alternan capítulos dedicados a la producción del período en  periodismo (IV), en prosa ("La prosa de los hombres de Agosto", V), la crónica (XII), el ensayo (XX), la oratoria (XXI), el género epistolar (XXII), la lírica (XXIV) y el ya nombrado del teatro, con los que abordan vida y obra de las grandes figuras del período: Mejía (VI y XXV), Solano (VII y VIII), Olmedo (X), Rocafuerte (XI), Cevallos (XIII), Pedro Moncayo (XIV), Teodoro Gómez de la Torre (XV), Benigno Malo (XVI), Aguirre Abad (XVII), Mariano Cueva (XVIII), Pío Bravo (XIX) y Manuela Sáenz (XXIII).

            El libro se presentará en el XII Encuentro sobre Literatura Ecuatoriana, en Cuenca, el jueves 23 de octubre, en el auditorio "Mario Vintimilla" de la Universidad. Lo presentará el máster Iván Petroff.

            En el mismo acto se rendirá un homenaje al autor de Historia de la Literatura Ecuatoriana, S. XIX, 1800-1860, un tramo más de su monumental "Historia General y Crítica de la Literatura Ecuatoriana", quien pronunciará una conferencia magistral sobre el tema "La historia de la literatura como historia".

 


En la prensa ecuatoriana

La literatura en Cuenca

Rodríguez Castelo y los Clásicos Ariel

Merecido homenaje

“Aún debo completar y crear"


Nueva lectura:

4. LA VIA NOCTURNA por Nicolás Jiménez Mendoza

Quito, Ediciones Bernardo de Legarda, 2014. 490 pgs.

Otras lecturas

1: La revista "Montaña"

2: "Leo" La revista de la Cámara Ecuatoriana del Libro, Núcleo Pichincha

3. Breviario de teatro para espectadores activos


 

¿Por qué no salió "Juyungo" en "Clásicos Ariel"?

En el centenario del recordado amigo

Sigue...

Vínculos :

Adalberto Ortiz por sí mismo[1]

 

Adalberto Ortiz[1]: Su biografía

 


Entrevista

Jorge Icaza[1]

por Hernán Rodríguez Castelo

La entrevista es parte de la serie denominada “por sí mismo”; entrevistas realizadas por Rodríguez Castelo para la página cultural de El Tiempo 1969-1971. Sin grabaciones

Carta abierta a César Montúfar


"EL OTOÑO DEL PATRIARCA"

en Quito[1]


Patricio Quevedo


Pedro Fermín Cevallos, el primer Director de la Academia Ecuatoriana, y su obra inicial de la tarea lexicográfica académica

 por Hernán Rodríguez Castelo

 Conferencia pronunciada en la Academia Ecuatoriana de la Lengua, con oportunidad de su reinstalación  en su antigua sede, restaurada, el viernes 18 de marzo de 2014 Sigue...


Renuncia a la candidatura a la Academia Nacional de Historia del Ecuador y dos documentos más

Se ha querido hacer aparecer el gravísimo conflicto que mantiene dividida y desinstitucionalizada la Academia Nacional de Historia como una pugna entre dos candidatos, uno que se cree ganador y otro que no admite esa ganancia por el modo fraudulento como se la logró. Ante esto que, al menos por mi parte, carece del menor fundamento, aclaro públicamente lo siguiente:

            Acepté ser candidato a director de la Academia Nacional de Historia por pedido insistente de numerosos académicos. No tengo la menor ambición de dignidades, puestos o cargos. Veo en ello un sacrificio del más preciado bien de un escritor y trabajador intelectual que es su tiempo.

Seguir leyendo...

Carta con que se conmina al Dr. Juan Cordero, director de la Academia Nacional de Historia a dar paso a la única forma de solucionar la crisis y fractura en que está sumida la Academia.

RESPUESTA  A LOS COMPAÑEROS  ACADÉMICOS

Circular sobre el cisma e ilegalidades en la Academia Nacional de Historia

Las elecciones de la Academia Nacional de Historia

Por mi amor a la Academia Nacional de Historia y mi respeto a esa centenaria y nobilísima institución, de cuyo directorio  he sido parte por años y para la cual he realizado numerosas tareas, en especial dirigiendo por años su Boletín, habría guardado silencio sobre los bochornosos acontecimientos del martes 22 de octubre.

De Octavio Latorre

Documentos importantes

Carta con que se conmina al Dr. Juan Cordero, director de la Academia Nacional de Historia a dar paso a la única forma de solucionar la crisis y fractura en que está sumida la Academia.


De la Confraternidad “Camilo Destruge”

Guayaquil, noviembre 22 del 2013

 

Doctor

Hernán Rodríguez Castelo

 

De  nuestras consideraciones:

En reunión sostenida con los Miembros de la Confraternidad “Camilo Destruge” hemos tomado la decisión de nombrarlo MIEMBRO de nuestra institución, en razón de su encomiable labor como investigador, promotor y difusor de nuestra historia.

El evento mediante el cual se les entregará el diploma y la medalla correspondiente, se llevará a cabo el día martes 10 de diciembre del 2013 en el Salón “Pedro Carbo” de la Biblioteca Municipal a las 17h30.

 

Atentamente,

Arq. MELVIN HOYOS GALARZA

PRESIDENTE

Ing. ALBERTO SÁNCHEZ VARAS

SECRETARIO

 

 


Mesa Directiva del Honoris Causa

 

UCE concedió Doctorado Honoris Causa a

Hernán Rodríguez Castelo

En reconocimiento a la valiosa trayectoria académica y artística de Hernán Rodríguez Castelo, quien ha desempeñado labores en diversas áreas como en el arte, la literatura, la comunicación y la historia, por más de 50 años; la Universidad Central del Ecuador (UCE), otorgó  un Doctorado Honoris Causa, el jueves 26 de julio.

El título Honoris Causa fue solicitado por la Facultad de Artes de la UCE y aprobado por unanimidad por el H. Consejo Académico y entregado por el rector, Dr. Édgar Samaniego Rojas.

Altísimo honor, por el donante : Discurso de agradecimiento en la entrega del Doctorado Honoris Causa por la Universidad Central del Ecuador.

Discurso de Doña Susana Cordero de Espinosa, Académica de la Lengua.

   


Bicentenario de Pedro Fermín Cevallos

       


De libros y gentes 

Sobre "El Principito"

 

 Sigue...

“El Principito”  de  Antoine de Saint-Exupéry,

por Hernán Rodríguez Castelo


Un centenario que importa: Jean-Jacques Rousseau

 

 

 Sigue...


En Cádiz, hace dos siglos brillaba...

Publicado el 16/Febrero/2012 | 00:06

Por: Simón Espinosa Cordero

simeco@hoy.com.ec
Sigue...

 

 Hoy: Mejía 200 años


¡Salvemos San Francisco de los bárbaros!

 Al querido amigo e ilustre colega de la Academia Nacional de Historia, Sr. don Hugo Burgos.

He leído con la atención con que leo todos sus escritos el publicado hoy en "El Comercio" de Quito, con el título "Temblor en el "mercado de Catug Pata" "-

          Sigue...


Opinión

Sobre la excasa de la cultura

           

 Amigos que han conocido mi vinculación con la Casa de la Cultura desde los días de la Revolución Cultural y la vuelta a la presidencia de Casa de su fundador, Benjamín  Carrión, removido de esa presidencia por una dictadura, me preguntan qué opino acerca de lo que está pasando con la Casa de la Cultura. Uso para responderles esta vía que llega a muchísimos lectores y queda abierta para otros muchos más. Me fascina de ella lo libre y abierta que es.

       

Sigue...

 


Simón Espinosa Cordero en la Academia Ecuatoriana de la Lengua

 

 


 

Jacinto Cordero: candidato de la Academia de la Lengua el premio Reina Sofía de poesía iberoamericana

 

Iluminadas meditaciones del poeta

Sigue...


MOJIGANGA DEL REY DESNUDO (Llucho)

 

Ramiro Dávila

 

Introducción por Hernán Rodríguez Castelo

 

     De los alumnos  del "San Gabriel" que se formaron como escritores en la Academia Literaria -que, en rigor, eran dos, una de mayores y otra de menores- en esos años de oro para la literatura del colegio, que corrieron de 1969 a 1961, Ramiro Dávila luce algo peculiar: fue el único que echaría a caminar por las rutas del teatro.

 

Texto completo de la introducción

 

Texto completo de la obra de teatro

 


 

Un discurso de montaña a los 50 años de un rescate

 Sigue...


Cuanto le debió al señor Dickens un profesor de literatura

 

 

Capítulos 1 y 2

Me encuentro con Mr. Charles Dickens

 


Volver a la Portada

Un siglo de libros

un libro completo

Creación

Literatura infantil y juvenil

Historia de la literatura ecuatoriana

Crítica de arte


Contactos y correspondencia

Av. NNUU 120 y Amazonas, torre C del CCNU. Piso 12 Telf. 593 9 3348231 Quito-Ecuador

Enviar correo electrónico a sigrid.quito@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Hernán Rodríguez Castelo